Tendencias21

La comunicación entre madre e hijo ayuda a los niños a ponerse en la piel de otros

El hecho de que las madres hablen frecuentemente con sus hijos sobre los pensamientos y sentimientos de otras personas, ayuda a los niños a comprender otras perspectivas. Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por investigadores de la University of Western Australia, en el que fueron analizados más de 120 niños de entre cuatro y seis años. Con él se pretendía comprender cómo se desarrolla en el ser humano la capacidad de entender a otros. Según los investigadores, los padres que normalmente se ponen en la piel de otras personas en las conversaciones que mantienen con sus hijos favorecen esta actitud en los pequeños. Los niños participantes en la investigación completaron una serie de tareas diseñadas para evaluar sus capacidades lingüísticas, su habilidad para deducir las creencias de otros y de predecir su comportamiento, y su capacidad para cambiar con flexibilidad de perspectiva. Las madres de estos niños, por su parte, informaron a los investigadores de su forma de comunicarse con sus hijos. De esta forma, se constató que entre los niños con un desarrollo lingüístico corriente, los que tenían madres que les hablaban más a menudo y con mayor detalle de los pensamientos y sentimientos de otras personas –por ejemplo, comentando cómo podían reaccionar éstas a una situación particular – eran los que tenían mayores capacidades lingüísticas y de cambio de perspectiva. Estos resultados sugieren que el uso de este tipo de lenguaje por parte de las madres influye en la flexibilidad cognitiva de los menores. Este aspecto resulta importante para los niños porque, según los investigadores, la resolución de numerosos desafíos del mundo actual requiere que comprendamos las perspectivas de otras personas.

RedacciónT21

RedacciónT21