Tendencias21
Aumenta la frecuencia, duración y gravedad de las olas de calor en el Reino Unido

Aumenta la frecuencia, duración y gravedad de las olas de calor en el Reino Unido

Un nuevo análisis de los datos históricos de temperatura del Reino Unido ha permitido identificar un aumento de dos a tres veces la actividad de las olas de calor desde finales del siglo XIX. Proporciona una nueva e independiente verificación de los modelos climáticos.

Aumenta la frecuencia, duración y gravedad de las olas de calor en el Reino Unido

Científicos del Departamento de Física de la Universidad de Warwick (Reino Unido) han analizado las temperaturas máximas estivales diarias de este país durante más de cien años. Han llegado a la conclusión de que la frecuencia media y la duración de las olas de calor han aumentado de dos a tres veces desde 1878.
 

Junto a miembros de la Escuela de Economía de Londres, el equipo examinó datos del registro central de temperaturas de Inglaterra (CET), los registros instrumentales disponibles más largos del mundo.

 

Sus resultados muestran que, aunque las olas de calor se han producido en el pasado, su frecuencia, duración y gravedad han aumentado. El análisis, publicado en Geophysical Research Letters, es una nueva visión en uno de los pocos estudios de temperatura a largo plazo, con series de tiempo continuo, que existen.

 

Tratamiento de los datos

 

Las conclusiones no se basan en la identificación y recuento de olas de calor directamente, sino que utilizan las observaciones de las temperaturas diarias para mostrar cómo ha cambiado la probabilidad de diferentes temperaturas.

 

Mediante la aplicación de un método llamado “teoría de cruce” de estas probabilidades, los científicos han proporcionado información sobre la cambiante relación entre la frecuencia, duración e intensidad de las olas de calor. Esto permite ofrecer explicaciones más sólidas sobre cómo el cambio climático ha afectado a las características de estos períodos excesivamente cálidos.

Mayor frecuencia, intensidad y duración

 

En este análisis se cuantifica la relación entre observaciones más frecuentes de los días más calurosos, y el aumento de la frecuencia, la intensidad y la duración media

 

Este trabajo define una ola de calor como un número de días sucesivos, donde la temperatura máxima diaria está por encima de un umbral. El umbral de interés depende de lo que es socialmente importante.

 

Por ejemplos, la normativa de Reino Unido sitúa en 28 grados centígrados el sobrecalentamiento de los edificios. Esto es útil para el análisis de los registros de temperatura del centro de Inglaterra, pero, en un país más caliente, un umbral más alto sería más relevante.

 

Al centrarse en la frecuencia de temperaturas más altas, los investigadores pudieron identificar los cambios en la incidencia de las olas de calor a través del tiempo y la proporción de tiempo dedicado a una ola de calor.

 

Se ha detectado una disminución de dos a tres veces en la media del período de retorno (el tiempo promedio entre dos olas sucesivas). También se ha descubierto un aumento de entre dos y tres veces en la media de duración de los olas de calor.

 

El umbral de temperatura de una ola de calor de seis días de duración de media, con periodo de retorno de cinco años, se ha incrementado, con una temperatura normalmente superior a 28 grados.

 

Método adicional

 

Cuando se estudia la actividad de una ola de calor reciente, los climatólogos suelen utilizar modelos informáticos. Este estudio proporciona un método adicional, en base a los datos de observación, que complementa métodos consolidados y proporcionará a los científicos una base con la que comparar la actividad de olas de calor reciente.

 
“Las olas de calor son, por definición, fenómenos inusuales, por lo que medir su frecuencia, duración y severidad es un reto”, señala la profesora Sandra Chapman, de la Universidad de Warwick, en un comunicado. “Sin embargo, según vayan haciéndose más frecuentes los días más calurosos, las olas de calor serán de media más probables y duraderos. Y si tenemos los datos, esto es algo que podemos cuantificar”.
 

Referencia

 
Warming trends in summer heatwaves. S. C. Chapman et al. Geophysical Research Letters, 18 January 2019. DOI: doi.org/10.1029/2018GL081004.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una molécula intestinal despierta el hambre de amor 10 febrero, 2022
    Los investigadores encontraron que los alimentos ricos en proteínas desencadenan la liberación de la hormona diurética 31, o "Dh31". Esta molécula de señalización, que se libera del tracto gastrointestinal en las moscas.de la fruta, genera una serie de reacciones que culminan en la transición de la alimentación al apareamiento: después de comer, las moscas quieren […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un láser puede enviar una nave espacial a Marte en 45 días 10 febrero, 2022
    Un láser ubicado en la Tierra podría impulsar a una nave espacial y hacerla llegar a la atmósfera marciana en un mes y medio, gracias al calentamiento de plasma de hidrógeno. Detenida en la atmósfera de Marte, la nave acercaría suministros para los asentamientos humanos en el planeta rojo.
    Pablo Javier Piacente
  • Sergio Miguel Tomé: el universo es un sistema computacional 10 febrero, 2022
    Una nueva teoría afirma que un sistema computacional oculto bajo las leyes naturales rige el funcionamiento del universo. El nuevo paradigma, además de afectar a la física porque modifica el concepto de fenómeno físico, también tiene implicaciones para las matemáticas y las ciencias cognitivas. Para desarrollarlo se necesita una investigación de físicos e informáticos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Científicos europeos consiguen un nuevo récord mundial de energía 10 febrero, 2022
    Utilizando el combustible de futuras plantas de energía de fusión, los científicos de JET en Oxford han duplicado con creces el récord histórico de 1997: obtuvieron 59 megajulios de energía y una potencia de salida de poco más de 11 megavatios durante cinco segundos.
    IPP/T21
  • Los europeos contemporáneos son genéticamente esteparios 9 febrero, 2022
    La ascendencia de la estepa en composición genética europea contemporánea ha contribuido a una constitución fuerte, con una estatura alta y una mayor circunferencia de la cadera y la cintura, pero también a un mayor nivel de colesterol en la sangre, según un estudio.
    Pablo Javier Piacente
  • Un cometa del tamaño de un planeta menor se nos acercará en 2031 sin riesgo de colisión 9 febrero, 2022
    Un equipo de investigadores ha confirmado que 2014 UN271, también llamado Bernardinelli-Bernstein, es el cometa más grande jamás observado. Con un diámetro de 137 kilómetros, hará su mayor acercamiento a la Tierra en 2031, sin riesgo de colisión, después de tres millones de años lejos del sistema solar.
    Pablo Javier Piacente
  • Una tormenta de fuego azotó la Tierra hace 13.000 años y luego la congeló 9 febrero, 2022
    Hace 13.000 años, un 10 % de nuestro planeta quedó súbitamente a merced del fuego: el incendio global se habría producido por la caída de un cometa de 100 kilómetros de ancho. Luego que la Tierra ardió, las temperaturas bajaron de nuevo y el planeta pasó por una breve edad de hielo. 
    Pablo Javier Piacente
  • Los mejillones podrían salvar a la humanidad por segunda vez 9 febrero, 2022
    Al igual que ocurrió al principio de los tiempos humanos, los mejillones cultivados en las mismas costas que alimentaron a las primeras migraciones de nuestra especie, pueden salvar a la humanidad de su extinción ante una eventual crisis alimentaria global.
    Redacción T21
  • Campaña para mantener a UK y Suiza en el espacio científico europeo 8 febrero, 2022
    La comunidad científica europea se moviliza para que el Reino Unido y Suiza no se queden fuera del programa estrella de la UE en materia de I+D debido a cuestiones políticas. Reclama un espacio único de investigación para afrontar los desafíos globales.
    Redacción T21
  • El universo no está tan "afinado" para la vida como pensamos, según un estudio 8 febrero, 2022
    El “ajuste fino” sería una ilusión: la vida inteligente no se habría generado en el Universo a partir de una serie de condiciones precisas y exactamente sincronizadas. Por el contrario, probablemente habría evolucionado bajo circunstancias muy diferentes, alejadas de la idea de un ajuste perfecto.
    Pablo Javier Piacente