Tendencias21
La complejidad de nuestro cerebro tiene su lado oscuro

La complejidad de nuestro cerebro tiene su lado oscuro

La complejidad de nuestro cerebro tiene su lado oscuro: nos hace más vulnerables que otros primates a la hora de interpretar el mundo, y proclives por ello a trastornos como la ansiedad, el estrés postraumático, la depresión o el autismo.

La complejidad de nuestro cerebro tiene su lado oscuro

Una nueva investigación desarrollada en el Instituto de Ciencia Weizmann sugiere que nuestros cerebros han evolucionado para tener una complejidad impresionante, pero que eso los hace más vulnerables a trastornos como la ansiedad, el estrés postraumático, la depresión o el autismo.

Lo han descubierto comparando la eficiencia del código neural entre humanos y macacos en diferentes regiones cerebrales de ambas especies. Hasta ahora se ha pensado que la diferencia principal que separa a humanos de los macacos en capacidad cognitiva, aprendizaje y adaptación, viene marcada por anatomías cerebrales diferentes en la amígdala y el giro cingulado.

Esta investigación ha ido más lejos para establecer que la brecha funcional en capacidad cognitiva entre humanos y macacos se debe no sólo a la diferencia anatómica cerebral, sino también a algo mucho más sutil: el código neural.

El código neural es el que nos permite entender el medio que nos rodea y relacionarnos con él: las neuronas transforman un estímulo sensorial en un impulso eléctrico que luego el cerebro interpreta a través de ese código para generar pensamientos y almacenarlos en forma de recuerdos.

Aunque la ciencia todavía no ha descifrado ese código,  esta investigación ha podido establecer que es más sofisticado y complejo que el de los macacos, y que es esa sofisticación la que nos permite relacionarnos con el entorno con mayor intensidad y comprensión de lo que vivimos y experimentamos.

También ha podido establecer este estudio que esa complejidad hace al código neural humano más vulnerable a los fallos, lo que explica los trastornos que a veces padecemos en nuestra relación con el entorno, como el Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), la ansiedad, la depresión, el estrés postraumático (TEPT) e incluso el autismo.

Midiendo la eficiencia del código neural

Para llegar a esta conclusión, los investigadores tuvieron que probar y comparar la eficiencia del código neural en varias regiones del cerebro, tanto de los humanos como de los macacos, algo que hasta ahora no se había conseguido.

La comparación se basó en determinar la capacidad cerebral de humanos y macacos para utilizar la menor cantidad de energía para transmitir la máxima información, así como para transmitir el mensaje más complicado con la menor cantidad de palabras.

Los investigadores registraron la actividad eléctrica de neuronas individuales, tanto en humanos como en monos macacos, en dos regiones: la corteza prefrontal, donde se producen funciones superiores como la toma de decisiones y el pensamiento racional, y la amígdala, una región más evolutivamente antigua que es responsable de las funciones básicas de supervivencia («lucha o huida»), así como de las emociones. . Los datos fueron recolectados de casi 750 neuronas de las dos regiones del cerebro de cinco monos y siete humanos. Los datos fueron recolectados de casi 750 neuronas de las dos regiones del cerebro de cinco monos y siete humanos.

Las dos caras de la moneda

Descubrieron que las neuronas humanas utilizan mejor la capacidad de información (codificación eficiente) que las neuronas de macaco en ambas regiones, y que las neuronas del giro cingulado son más eficientes que las neuronas de la amígdala en ambas especies.

Pero también observaron que cuanto mayor es la eficiencia del código neural, menos robusto es ante posibles errores: los humanos somos más vulnerables que otros primates con códigos neurales más simples, a la hora de interpretar el mundo.

Para explicar la importancia de este descubrimiento, el director de esta investigación Rony Paz, sugiere en un comunicado que nuestros cerebros son como las lavadoras modernas: evolucionaron para tener la más sofisticada programación, pero por ello son más vulnerables a la descomposición y propensas a desarrollar trastornos costosos.

Otro de los investigadores, Itzhak Fried, señala que este descubrimiento pone de manifiesto que las habilidades superiores de aprendizaje, cognitivas y de adaptación que tenemos los humanos en relación con otros primates, tienen su lado oscuro: la tendencia a la ansiedad, la depresión y otros trastornos mentales. Son las dos caras de la misma moneda, concluye.

Referencia

A Tradeoff in the Neural Code across Regions and Species. Raviv Pryluk et al. Cell, January 17, 2019. DOI:https://doi.org/10.1016/j.cell.2018.12.032

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Ya es posible transmitir el tacto a través de Internet 26 junio, 2024
    Un nuevo estándar para la compresión y transmisión del sentido del tacto mediante Internet sienta las bases para la telecirugía, la teleconducción y nuevas experiencias de juego en línea, entre otras aplicaciones. El flamante estándar HCTI (Haptic Codecs for the Tactile Internet) es para el “tacto digital” lo que son JPEG, MP3 y MPEG para […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las primeras muestras de la cara oculta de la Luna ya están en la Tierra 26 junio, 2024
    La cápsula de reingreso de la sonda Chang'e-6 de China, que transporta hasta dos kilogramos de materiales extraídos y perforados de la cuenca más antigua de la Luna ubicada en su lado oscuro, aterrizó este martes 25 de junio en la región de Mongolia Interior y fue rápidamente recuperada, según informó la Administración Nacional del […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Tierra tendrá dos soles dentro de 1,3 millones de años y durante 60.000 años 26 junio, 2024
    Dentro de 1,3 millones de años, la Tierra tendrá una especie de segundo sol porque la estrella Gliese 710 se acercará a 1,1 años luz de la Tierra y la veríamos del mismo tamaño que Júpiter. Lo malo es que esa alteración cósmica puede provocar un episodio en nuestro planeta como el que acabó con […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • China descubre grafeno natural en la Luna 25 junio, 2024
    Investigadores chinos han descubierto recientemente grafeno natural de escasas capas por primera vez en la Luna, a partir de las muestras traídas a la Tierra por la sonda Chang'e 5. El hallazgo proporciona nuevos conocimientos sobre las actividades geológicas, la historia evolutiva y las características ambientales de la Luna.
    Pablo Javier Piacente
  • Los incendios forestales extremos se duplicaron en los últimos 20 años en todo el planeta 25 junio, 2024
    Una nueva investigación concluye que la frecuencia e intensidad de los incendios forestales extremos se ha más que duplicado en todo el mundo en las últimas dos décadas, debido al calentamiento global antropogénico y otros factores relacionados. Se trata de la primera ocasión en la cual los científicos pudieron trazar una tendencia global para los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectado en el Mediterráneo el neutrino más energético del universo 25 junio, 2024
    El neutrino más potente jamás observado ha dejado su huella en las profundidades del Mediterráneo, aunque todavía se desconoce de qué rincón del universo procede. Los neutrinos cosmogénicos son los mensajeros de algunos de los eventos más cataclísmicos del cosmos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA identifica seis formas diferentes de depresión 24 junio, 2024
    Los científicos han identificado seis formas biológicamente distintas de depresión gracias a la aplicación de la Inteligencia Artificial (IA) en estudios cerebrales. El hallazgo podría explicar por qué algunas personas no responden a los tratamientos tradicionales para la afección, como los antidepresivos y la terapia psicológica.
    Pablo Javier Piacente
  • La NASA pondrá en órbita una estrella artificial que revolucionará el estudio del Universo 24 junio, 2024
    La NASA encarará un ambicioso proyecto para colocar en órbita una estrella artificial: permitirá la calibración de telescopios a niveles previamente inalcanzables. El proyecto tiene como objetivo mejorar significativamente las mediciones de la luminosidad estelar y abordar varios otros desafíos que dificultan la astrofísica moderna.
    Pablo Javier Piacente
  • Los macacos nos enseñan cómo sobrevivir a un desastre natural 24 junio, 2024
    Los macacos de la isla caribeña de Puerto Rico se volvieron más tolerantes y menos agresivos después del huracán María, que los obligó a compartir la sombra de los árboles para sobrevivir al intenso calor.
    Redacción T21
  • Extrañas formas de vida se ocultan en antiguas cuevas de lava de Hawai 23 junio, 2024
    Científicos estadounidenses han logrado identificar una gran diversidad de especies microbianas únicas, que se han desarrollado en cuevas geotérmicas, tubos de lava y fumarolas volcánicas de la isla de Hawái. Estas estructuras subterráneas se formaron hace entre 65 y 800 años y reciben poca o ninguna luz solar, en ambientes similares a los que pueden encontrarse […]
    Pablo Javier Piacente