Tendencias21

La neurología explica la base cerebral de los comportamientos terroristas

El terrorismo es una amenaza global que necesita de un análisis multidisciplinar. Las diversas ramas de la ciencia se han acercado a este problema en especial desde que el 11 de septiembre de 2001 Occidente se diera cuenta de que no es el lugar seguro que creía. Ahora, la neurobiología intenta explicar lo que sucede, a nivel cerebral, en la mente de los terroristas: podría haber una base neurológica que produjese una infravaloración del riesgo, así como la psicopatía, la neurosis o la sociopatología. En un entorno favorable, los comportamientos terroristas podrían desencadenarse. Pero el cerebro nos dice aún más: el miedo al terrorismo puede enfermar a la sociedad entera. Por Yaiza Martínez.

La neurología explica la base cerebral de los comportamientos terroristas

La ciencia tiene algo que decir sobre el terrorismo. Una prueba de ello son los doce millones de dólares que el departamento de seguridad nacional de Estados Unidos destinó en 2005 a la universidad de Maryland para la creación de un centro de investigación para el estudio de los aspectos sociales y de comportamiento del terrorismo.

Se creó así el National Consortium for the Study of Terrorism and Responses to Terrorism (el START, cuyo objetivo es conocer de manera interdisciplinar (desde la psicología, la teología, la sociología o la geografía) el fenómeno del terrorismo, para tratar de evitarlo o contrarrestarlo.

Pero no sólo las ciencias políticas y sociales analizan la amenaza. Desde la biología también se estudian las posibilidades letales del terrorismo bacteriológico, que podría producirse por la dispersión de bacterias como el Bacillus anthracis, que provoca la grave enfermedad del ántrax.

Aunque normalmente transmitida por los animales, el Bacillus anthracis puede también utilizarse como arma contra miles de personas. La ciencia ya ha creado una vacuna que evitaría una pandemia en caso de ataque terrorista, que el ministerio de defensa estadounidense suministra ya a su personal militar.

¿Arma neurológica contra el terrorismo?

La ciencia parece por tanto muy interesada en el terrorismo. Sus causas son de origen variado: social, económico, religioso… ¿pero podría la ciencia encontrarlas también en el cerebro? La científica Susan Greenfield, directora de la Royal Institution of Great Britain, ha señalado al respecto que el estudio de la neurología, desde el punto de vista de las creencias, la identidad y la percepción del riesgo, puede dar ciertas pistas de la existencia de un terrorista en potencia.

En un encuentro celebrado estos días en Sydney sobre la ciencia del terrorismo, organizado por el Australian Science Media Centre, una organización independiente y sin ánimo de lucro que se dedica a informar sobre hallazgos científicos a través de los medios de comunicación para el público general, Greenfield señaló que la neurociencia puede ser un arma contra el terrorismo, si se considera la base neurológica de las creencias.

Según explicó Greenfield en el mencionado encuentro sobre La ciencia del terrorismo, no existe un “lugar” en el cerebro que “obligue” a nadie a ser explícitamente un terrorista, pero lo cierto es que la neurociencia podría hallarse en la base de esta importante cuestión.

Greenfield señaló que el cerebro desarrolla las conexiones celulares principalmente en los primeros 18 años de nuestra vida. Las experiencias que tenemos durante esos años, producen una profunda huella en nuestro cerebro, una huella que nos hace percibir y responder al mundo que nos rodea de determinada forma.

Creencias fijadas

La investigadora y sus colegas del Oxford Centre for Science of the Mind, analizan actualmente cómo las creencias se fijan en nuestros cerebros. Un sistema de creencias determinado puede sin lugar a dudas propiciar actitudes terroristas, que el entorno favorecerá o determinará.

Según Greenfield, las creencias pueden modificarse, pero una vez establecidas son muy difíciles de transformar. Nos hacen ver el mundo de una manera muy determinada, y actuar en function de lo que creemos o pensamos.

Dichas creencias, señala, se establecen en nuestro cerebro, bien porque nos suceda un hecho muy significativo que nos marque, o bien por medio de la repetición constante de frases, oraciones o rituales. La deducción lógica no deja tanta marca en nuestra forma de interpretar la realidad.

Analizando la percepción del riesgo

Un factor clave para comprender lo que sucede en la mente de un terrorista es su percepción del riesgo, aseguró Greenfield. Según ella, la tecnología que manejamos en el tipo de vida actual, podría estar produciendo una generación que no tenga tanto en cuenta el riesgo como antaño.

El hecho de que la tecnología permita una gratificación inmediata propicia que se tengan experiencias continúas, pero no la propia vivencia de las consecuencias de dicha experiencia. Por tanto, no se desarrolla la capacidad de valorar los efectos de nuestros actos.

Se ha descubierto además que los terroristas tienen una predisposición neurológica a la violencia, con tendencia a la psicopatía, neurosis y sociopatología. Sin embargo, es necesario para que su tendencia se concrete en acciones violentas, un entorno o referente que influya en ellos con fuerza.

En definitiva, la neurobiología podría estar en la base de esos comportamientos potenciales, que se activarían en el caso de que hubiera una situación que los favoreciera o indujese.

El miedo a la amenaza terrorista

El estudio del cerebro, señala Greenfield, puede asimismo explicar las respuestas de la población ante las amenazas terroristas. ¿Qué nos provocan como sociedad?, se preguntó la investigadora.

Señaló que en estudios con ratas de laboratorio se ha demostrado que se puede inducir la neurosis a animales si se les provoca una sensación constante de amenaza continua, junto a la certeza de que no tienen escapatoria alguna.

Dado que la amenaza existe, la realidad es que la sociedad se ve afectada por los ataques terroristas, incluso en el caso de que no se produzcan, ya que vive permanentemente asustada por un mal que no puede evitar, del que sabe poco aunque parezca inminente.

De esta forma, el cerebro podría creerse continuamente amenazado, provocando una neurosis general cuyas consecuencias aún deberán medirse, seguramente también desde la ciencia.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La Tierra se aleja del Sol y no sabemos cuáles serán las consecuencias 9 agosto, 2022
    En promedio, la extensión que separa a la Tierra y el Sol está aumentando lentamente con el tiempo. Esta distancia creciente tiene dos causas principales: la lenta pérdida de masa del Sol y las mismas fuerzas que causan las mareas en la Tierra. ¿Cuáles serán las consecuencias de este alejamiento en nuestro planeta?
    Pablo Javier Piacente
  • Crean los primeros embriones sintéticos del mundo, sin necesidad de útero, óvulos o esperma 9 agosto, 2022
    Utilizando células madre de ratones, los científicos han conseguido crear los primeros embriones sintéticos del mundo, con tracto intestinal, un cerebro incipiente y un corazón latiendo. No pueden convertirse en animales vivos, pero podrán aplicarse a tratamientos médicos para humanos.
    Redacción T21
  • El Telescopio Espacial James Webb retrata a Eärendel, la estrella más distante que conocemos 8 agosto, 2022
    WHL0137-LS o Eärendel tiene el récord de ser la estrella más temprana y distante que los humanos hemos tenido la fortuna de ver. Ahora, el telescopio espacial James Webb ha capturado una imagen más detallada de esta antigua estrella, que se encendió alrededor de 900 millones de años después del Big Bang y posee entre […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los días en la Tierra duran más y la ciencia aún no puede explicarlo 8 agosto, 2022
    Los relojes atómicos, combinados con mediciones astronómicas precisas, han revelado que la duración de un día en la Tierra se alarga repentinamente y los científicos no saben por qué. Aunque en las últimas décadas la rotación de la Tierra se ha acelerado, desde 2020 esa aceleración constante ha cambiado curiosamente a una desaceleración: los días […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una técnica genética permitirá repoblar especies en peligro de extinción 8 agosto, 2022
    Ratones con células de rata han producido esperma de rata gracias a una técnica de modificación genética que podría ser útil para conservar especies en peligro de extinción o para crear híbridos, sin que eso signifique que Parque Jurásico pueda salir de la ciencia ficción.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren 200 pozos en la Luna con una temperatura ideal para la habitabilidad humana 7 agosto, 2022
    La Luna tiene espacios subterráneos con temperaturas constantes a 17 grados Celsius que podrían acoger a futuras expediciones humanas durante largos períodos de tiempo, protegidas de las temperaturas extremas del exterior, así como de los rayos cósmicos, la radiación solar y de los micrometeoritos que bombardean la superficie selenita.
    Redacción T21
  • Graban una colisión estelar a 20.000 millones de años luz de la Tierra 6 agosto, 2022
    Los astrónomos han grabado por primera vez una colisión estelar que ocurrió a 20.000 millones de años luz de la Tierra. Su resplandor viajó a través del universo hasta ser captada en el rango milimétrico de longitudes de onda de radiofrecuencia por el telescopio ALMA.
    Redacción T21
  • Los humanos vivieron en América del Norte hace casi 40.000 años 5 agosto, 2022
    Una nueva investigación sostiene que la meseta de Colorado, en América del Norte, habría sido ocupada por humanos mucho antes de lo pensado. El hallazgo de restos descuartizados de mamuts y signos de fuego controlado son evidencias contundentes de presencia humana en el área de Nuevo México, en Estados Unidos. La datación ha confirmado que los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revelada la distribución de la materia oscura más antigua jamás observada en el Universo 5 agosto, 2022
    Los científicos han desvelado la naturaleza de la materia oscura que rodea a un cúmulo de galaxias en el escenario que presentaban hace 12 mil millones de años, mucho más atrás en el tiempo que lo logrado hasta hoy. Los hallazgos dejan ver que las reglas fundamentales de la cosmología pueden diferir al examinar la […]
    Pablo Javier Piacente
  • Huellas humanas fantasmagóricas de la Edad de Hielo, descubiertas en el desierto de Utah 5 agosto, 2022
    Huellas humanas fantasmagóricas de más de 12.000 años de antigüedad, que aparecen y desaparecen en el desierto del Gran Lago Salado de Utah, sorprenden a los científicos: ofrecen información sobre la vida familiar en la época del Pleistoceno.
    Redacción T21