Tendencias21

Las neuronas interaccionan como ‘amigos’ de Facebook

Las neuronas del cerebro están interconectadas como los usuarios de una red social, ha descubierto un equipo de investigadores de la Universidad de Basilea, en Suiza: cada célula nerviosa tiene vínculos con muchas otras, pero los lazos más fuertes se forman entre aquellas células más similares entre sí. Esta forma de interaccionar ayuda a la eficiencia del procesamiento de información pero, también, garantiza el aprendizaje. Por Yaiza Martínez.

Las neuronas interaccionan como ‘amigos’ de Facebook

Las neuronas del cerebro están interconectadas como los usuarios de una red social, ha descubierto un equipo de investigadores de la Universidad de Basilea, en Suiza: cada célula nerviosa tiene vínculos con muchas otras, pero los lazos más fuertes se forman entre aquellas pocas células que son más similares entre sí.  
 
Las neuronas forman entre ellas una malla de conexiones mediante las sinapsis (uniones de unas con otras). Cada célula nerviosa se conecta con otras miles. Sin embargo, no todas sus conexiones sinápticas son iguales. La abrumadora mayoría de estas conexiones son débiles; solo unas pocas, son muy fuertes.
 
Los científicos suizos quisieron averiguar por qué regla se regían estas diferencias sinápticas. Encontraron que era una bastante simple: las neuronas afines se acoplan con fuerza, mientras que las que no son afines se conectan débilmente o ni siquiera se conectan.
 
En el cerebro como en la red social

Según informa la Universidad de Basilea en un comunicado, para su estudio, los investigadores se centraron en el área visual de la corteza cerebral; que es la región que recibe las señales sensoriales del ojo para generar a partir de ellas nuestra percepción visual.
 
Es difícil determinar las conexiones neuronales en esta parte del cerebro, pues en ella hay muchos miles de neuronas densamente entrelazadas (cerca de 100.000 células nerviosas por cada milímetro cúbico).

Para lograrlo, los científicos combinaron imágenes de alta resolución y sensitivas mediciones de la actividad eléctrica neuronal. Así fue como descubrieron que las conexiones entre neuronas cercanas están organizadas como las redes sociales de Internet.
 
En sitios como Facebook, por ejemplo, nos mantenemos en contacto con un gran número de conocidos, pero solemos comunicarnos sobre todo con un círculo pequeño, de amigos cercanos. Estos suelen ser los amigos con los que tenemos más en común, aquellos cuyas opiniones son más importantes para nosotros que la del resto de nuestros ‘amigos’. Del mismo modo se relacionan nuestras neuronas.

Eficiencia e infinitas posibilidades
 
Los investigadores creen que este tipo de conectividad neuronal ‘selectiva’ aumenta la eficiencia cerebral.

Por una parte, porque “las escasas conexiones fuertes entre neuronas con funciones similares permiten ejercer una mayor influencia sobre la actividad de las neuronas asociadas. Esto impulsaría el trabajo en equipo, y ampliaría la información específica del mundo exterior «, afirman.

Por otra parte, las conexiones débiles también tendrían un papel importante, en este caso en el aprendizaje. Según los científicos, “si las neuronas necesitan cambiar su comportamiento, cuentan ya con conexiones débiles que fortalecer”. En otras palabras, cuentan con recursos para adaptarse a nuevas necesidades; para funcionar de otra manera, si el entorno se los exige.
 
Estas conexiones débiles tendrían que ver, por tanto, con el aprendizaje y la plasticidad neuronal, esa maravillosa y fascinante capacidad del cerebro que lo convierte en un órgano dinámico, capaz de modificarse continuamente como consecuencia de la experiencia, durante toda nuestra vida.
 
La presente investigación forma parte del esfuerzo mundial por arrojar luz sobre cómo el cerebro genera percepciones, pensamientos y acciones, a partir de su propio ‘cableado’.  En un futuro, el conocimiento podría servir para desarrollar simulaciones computacionales del cerebro y para entender mejor enfermedades neurológicas, como la esquizofrenia o el autismo.
 
El cerebro evoluciona como Internet

El estudio de la Universidad de Basilea recuerda a otro en el que se vinculó el desarrollo del cerebro humano con el desarrollo de Internet. Hace unos años, científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, también en Suiza, estudiaron los cerebros de personas de distintas edades con una tecnología avanzada, la tractografía de IRM, que registraba imágenes por IRM (resonancia magnética) y las analizaba con un programa informático.

De este modo, los investigadores pudieron observar las redes de fibras neuronales y su desarrollo (fueron comparando los cerebros de personas de distintas edades). Se estableció lo siguiente: el cerebro de un niño pequeño se parece a Internet en sus inicios, con centros aislados o mal conectados mediante conexiones poco eficaces. Por el contrario, el cerebro adulto puede ser comparado con una moderna red de fibra óptica, completamente integrada.

Este otro equipo partió para su estudio de la hipótesis de que la sustancia blanca del cerebro, formada por los haces de neuronas que conectan las diferentes partes de este, madura por la transformación de las conexiones frágiles neuronales iniciales en potentes “autopistas”.

¿Por qué Internet debería imitar al cerebro?

Aunque se use el símil Internet-cerebro para describir las conexiones neuronales, no se debe olvidar que la ‘máquina perfecta’ es la original. Fruto de miles de años de evolución, el cerebro es el que está sirviendo de inspiración a especialistas de diversas ramas, y no a la inversa.

Nuestro cerebro constituye lo que se denomina una “red natural” y, como tal, tiene una gran estabilidad y eficiencia. Por esa razón, los científicos se afanan por imitarlo.

Recientemente, un equipo internacional descubrió un factor clave de las redes naturales: estas funcionan así de bien gracias a la relación entre su estructura interna y el patrón de conexiones que cada una de esas redes establece con otras redes.

Esta organización supone un paradójico equilibrio que, de ser emulado, permitiría mejorar muchas redes no biológicas o artificiales, como Internet, pero también otras de las que dependemos, como los sistemas financieros o de suministro energético. ¿Seremos capaces algún día de imitar al cerebro; a la naturaleza en su inteligencia más esencial? ¿Cómo cambiaría eso nuestro mundo y nuestras sociedades?

Referencia bibliográfica:

Lee Cossell, Maria Florencia Iacaruso, Dylan R. Muir, Rachael Houlton, Elie N. Sader, Ho Ko, Sonja B. Hofer, Thomas D. Mrsic-Flogel. Functional organization of excitatory synaptic strength in primary visual cortex. Nature (2015). DOI: 10.1038/nature14182.
  
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Unas extrañas matemáticas podrían unir las leyes de la naturaleza y explicar todos los misterios del Universo 19 agosto, 2022
    Un sistema de números de ocho dimensiones, conocidos como los octonions u octoniones, podrían ayudar a los físicos a encontrar un marco matemático único que describa todo el Universo. Los matemáticos creen que al traducir la realidad al lenguaje de los octoniones se podrían resolver algunos de los problemas más profundos de la física y […]
    Pablo Javier Piacente
  • El asteroide que acabó con los dinosaurios llegó a la Tierra con un "hermano menor" 19 agosto, 2022
    Un nuevo cráter de impacto identificado en África occidental, que data de hace 66 millones de años, apunta a otra gran colisión al final del Cretácico. Al parecer, el enorme asteroide que acabó con los dinosaurios vino acompañado de otro cuerpo, una gran roca de 400 metros de ancho, aproximadamente la altura del Empire State […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los incendios forestales destruyen en todo el mundo el doble de árboles que hace 20 años 19 agosto, 2022
    Los incendios forestales destruyen en todo el mundo el doble de árboles que hace 20 años. En 2021 se perdieron 9,3 millones de hectáreas de árboles, cinco millones de ellos solo en Rusia. La Europa nórdica está ya también en la vorágine infernal.
    Redacción T21
  • Descubren cristales "mágicos" en un sitio ceremonial de la Edad de Piedra 18 agosto, 2022
    El hallazgo de cientos de fragmentos de una extraña variedad transparente de cuarzo, llamado "cristal de roca", en un sitio ceremonial de la Edad de Piedra, ubicado hacia el oeste de Inglaterra, sugiere que las personas del Neolítico usaron el mineral para decorar tumbas y otras estructuras, considerando que poseía propiedades "mágicas".
    Pablo Javier Piacente
  • Los campos magnéticos pueden ayudarnos a descubrir nuevos mundos alienígenas 18 agosto, 2022
    Las magnetosferas o campos magnéticos de los exoplanetas podrían permitir identificarlos a través de observaciones en longitudes de onda de radio, según un nuevo estudio. Al poder ser detectados mediante señales de radio, los astrónomos podrían identificar nuevos exoplanetas utilizando radiotelescopios, una metodología más eficiente que la utilizada en la actualidad, que depende de telescopios […]
    Pablo Javier Piacente
  • Siempre lloramos por cinco razones 18 agosto, 2022
    Los humanos lloramos de emoción cuando nos sentimos solos, impotentes o agobiados, y también cuando asistimos a una boda o cuando nos identificamos con un personaje del cine, la novela o la televisión. Las lágrimas pueden ser de alegría, tristeza, miedo o ira. Y los jóvenes lloran mucho más que los mayores porque se sienten […]
    Redacción T21
  • Crean una "dimensión extra" del tiempo para proteger a los ordenadores cuánticos 17 agosto, 2022
    Al disparar un pulso láser a los átomos dentro de un ordenador cuántico siguiendo la secuencia de Fibonacci, los físicos han creado una fase completamente nueva y extraña de la materia, que se comporta como si tuviera dos dimensiones de tiempo. La nueva fase podría ayudar a proteger la información cuántica de su destrucción durante […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran la fusión nuclear autosuficiente: ahora el desafío es replicarla 17 agosto, 2022
    Los científicos han confirmado que concretaron por primera vez en el laboratorio una reacción de fusión nuclear que se autoperpetúa en lugar de desaparecer inmediatamente, acercándose así a imitar la reacción química que alimenta al Sol y que podría propiciar una fuente de energía limpia y sostenible. Sin embargo, los investigadores no están aún exactamente […]
    Pablo Javier Piacente
  • La masturbación tiene un propósito diferente en hombres y mujeres 17 agosto, 2022
    La masturbación tiene un propósito diferente para hombres y mujeres: para ellos suple la falta de sexo, para ellas complementa la relación de pareja. Es una práctica muy extendida en ambos géneros que se intensifica en la juventud y decae en la madurez, según un estudio de la Universidad de Oslo.
    N+1/T21
  • La nieve submarina podría revelar la vida en Europa, el satélite de Júpiter 16 agosto, 2022
    Se sabe que la extraña nieve submarina ocurre debajo de las plataformas de hielo de la Tierra, pero un nuevo estudio muestra que el mismo fenómeno podría suceder en Europa, una de las lunas de Júpiter. Al parecer, la nieve submarina podría desempeñar un papel trascendental en la construcción de su capa de hielo y, […]
    Pablo Javier Piacente