Tendencias21

Miden las complejas ondas de rayos X con polarización circular

Un grupo internacional de investigadores ha conseguido realizar una medida experimental de , las ondas de radiación electromagnética más complejas que se han generado hasta ahora. La revista científica publica los resultados de este trabajo, que está liderado por la Universidad de Colorado (Estados Unidos) y en el que han participado físicos de la Universidad de Salamanca. La primera técnica para conseguir un láser de rayos X de polarización circular se describió en los años 90 de forma teórica, pero faltaba la tecnología necesaria para generarlo, lo que se logró hace poco más de dos años. Estos rayos X se emiten en forma de pulsos de attosegundo (la trillonésima parte de un segundo) y ahora por primera vez se han podido medir experimentalmente, explica Carlos Hernández García, científico de la Universidad de Salamanca que colaboró en esta investigación durante su estancia en el Joint Institute for Laboratory Astrophysics (JILA) de Boulder, en Colorado. Los pulsos de attosegundo generados hasta la fecha estaban polarizados linealmente a lo largo de una única dirección, pero en este caso cada pulso oscila en una dirección distinta y lo hace con una rotación de 120º con respecto al anterior y al siguiente, comenta el investigador. Estos pulsos de attosegundo tan complejos son el resultado de combinar dos haces de rayos X polarizados circularmente y con frecuencias ligeramente diferentes, pero de manera que en uno de ellos la polarización gira en sentido de las agujas del reloj, y en el otro a la inversa. Si ya resulta muy complicado medir pulsos de attosegundo que oscilan en una sola dimensión, aún resulta más complicado medir pulsos que oscilan en dos dimensiones. Esta complejidad añadida ha supuesto un auténtico reto a la hora de medir estos rayos X especiales. Para realizar la medida, hemos observado cómo estos pulsos arrancan electrones en un material, en este caso en cobre, comenta Hernández. Al analizar la distribución tridimensional de esos electrones arrancados, los científicos son capaces de reconstruir la forma de estos pulsos de rayos X. De este modo, se ha realizado una reconstrucción tomográfica en 3D de los primeros pulsos de rayos X generados con polarización circular. La aportación del Grupo de Investigación en Aplicaciones del Láser y Fotónica de la Universidad de Salamanca (ALF-USAL), liderado por Luis Plaja, se ha centrado en la simulación teórica, fundamental para corroborar los datos experimentales. De cara a futuras aplicaciones, contar con rayos X con polarización circular puede ofrecer valiosa información sobre la estructura de la materia en 3D y a escala nanométrica. Hay materiales que responden de forma distinta cuando la polarización de la luz es diferente, por ejemplo, las moléculas quirales, que no se diferencian en su composición química pero están invertidas especularmente, como las imágenes de los espejos, recuerda Hernández.

RedacciónT21

RedacciónT21