Tendencias21

Vebor, un nuevo lenguaje visual con estructura científica

Ángel Alonso, catedrático de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad de León, plantea la creación de , un nuevo lenguaje visual con estructura científica. El jueves pasado, Alonso, que ha sido director de la Escuela de Ingeniería Industrial e Informática de la universidad, pronunció una conferencia en la que planteó dudas sobre si el lenguaje actual es el mejor de los posibles, si la tecnología influye en la creación de lenguajes más eficientes, o por qué los lenguajes tienen estructura acústica y no visual. Luego, propuso la creación de Vebro, un lenguaje asistido por computador y orientado al mundo científico, tecnológico y profesional. Se trata de un lenguaje que nace con una capacidad innata para la automatización, explica. Se trata de una herramienta que pretende ser un lenguaje en el que la sintaxis esté supeditada a la semántica, y la semántica estructurada con el máximo rigor científico. Orientado a las pantallas electrónicas, en Vebor un descriptor (palabra) solo puede tener un significado, pero cada concepto puede tener multitud de descriptores (sinónimos). Esta característica, según Alonso facilitará su universalidad ya que será muy fácil que lo use gente de distintos idiomas sin necesidad de un aprendizaje complejo. Además, encierra la peculiaridad de que hace distinción entre conceptos primarios, definidos en lenguaje natural, y secundarios, estructurados con la propia sintaxis de Vebor. En Vebor no se podrá decir "las piedras hablan" ya que ‘hablar’ no es una característica de las piedras. Al estar asistido por computador es posible impedir este tipo de expresiones, algo que no se puede hacer con los lenguajes convencionales. En este sentido, resulta imposible automatizar el conocimiento con los lenguajes convencionales, e incluso resulta imposible una traducción automática eficiente entre distintos idiomas, subraya Alonso, que remarca que todo lo escrito en Vebor es susceptible de automatización inmediata porque no hay ambigüedad descontrolada.

RedacciónT21

RedacciónT21