Tendencias21

Algunos pulgones engañan a sus socias las hormigas para parasitarlas

Investigadores de las universidades de León, Valencia, Oxford, Berlín, y del Instituto de Química Avanzada de Cataluña, han descubierto una interacción sin precedentes entre áfidos (pulgones) y hormigas, en lo que constituye el primer caso conocido de , y que ha sido dado a conocer en . Los pulgones son unos pequeños insectos, que son fitófagos de un buen número de plantas. Algunos establecen asociaciones con las hormigas en lo que constituye un típico caso de mutualismo (ambos participantes se benefician). Las hormigas actúan a modo de , y prestan servicios de higiene y protección a los rebaños de pulgones que cuidan, a los que libran de depredadores especializados como las mariquitas. Por su parte, los pulgones se alimentan de la savia de las plantas y generan una secreción dulce, como una gota de miel, que expulsan por la parte final de su abdomen y que es recolectada por sus guardianas. La nueva investigación revela que en una misma especie de pulgón coexisten dos tipos de individuos, diferentes de forma y color y, lo más llamativo, de comportamiento. Los unos actúan como siempre y mantienen su tradicional relación de cooperación, pero los otros engañan a las hormigas con una especie de , haciéndose pasar por sus larvas para ser transportadas a la cámara de cría y una vez allí parasitar a las larvas de hormiga auténticas, de las que chupan la hemolinfa (el equivalente en los insectos a la sangre de los mamíferos). Según los investigadores, es la primera vez que se encuentra un pulgón que se alimenta de otro insecto y que además es capaz de sintetizar compuestos químicos para engañar a las hormigas. Hay que reseñar, señalan los científicos, que el camuflaje que permite este peculiar comportamiento no se basa en la forma o apariencia, sino que fundamentalmente es de carácter olfativo, ya que las hormigas se guían en general por las sustancias químicas, y estos tipos de pulgones son capaces de generar un compuesto que las engaña. Ahora es preciso investigar si este comportamiento se repite en otras especies de pulgones, de los muchos que se relacionan con el grupo de hormigas estudiado.

RedacciónT21

RedacciónT21