Tendencias21

Convierten la Ruta de la Seda en una superautopista de Internet

El pasado 21 de septiembre se puso en marcha oficialmente en Bishkek (Kirguistán) la Red de Internet , a la que también desean sumarse Kazajstán y Uzbekistán y que establecerá vínculos entre más de medio millón de usuarios de más de quinientos centros de investigación y universidades de la región. De esta manera, queda modernizada la llamada Ruta de la Seda, que en la antigüedad fue una vía de transporte que partía de China y atravesaba Asia Central y Occidental hasta África y Europa. Gracias a su ubicación estratégica fue básica para comunicar civilizaciones antiguas y fomentar asociaciones económicas y culturales clave entre Oriente y Occidente, especialmente entre las culturas china, india, pérsica, arábiga, griega y romana. Los avances tecnológicos han impulsado a científicos de todo el mundo a tomar prestados componentes clave del pasado y transformarlos para que se ajusten a un futuro más avanzado. La Ruta de la Seda es uno de ellos. Investigadores de la región de Asia central, compuesta por países como Kirguistán, Tayikistán y Turkmenistán, han recibido cinco millones de euros de la Oficina de Cooperación EuropeAid para mejorar y acelerar y aumentar la capacidad de sus redes de Internet. Esta considerable inversión en la Red de Enseñanza e Investigación de Asia Central (CAREN) ha servido para modernizar la antigua Ruta de la Seda y convertirla en una autopista de Internet de alta velocidad del siglo XXI al servicio de la enseñanza y la investigación. Investigadores, docentes y estudiantes de la región disponen ahora de una conexión a Internet sin precedentes. Las fuentes afirman que esta conexión ultrarrápida a Internet brinda posibilidades nuevas que en última instancia pueden impulsar la actividad científica en todo el mundo.

RedacciónT21

RedacciónT21