Tendencias21

Crean unos manuales para evaluar fácilmente la salud de los ecosistemas agrícolas

Con el objetivo de dotar a los agricultores y demás agentes implicados en la gestión de los ecosistemas agrícolas de una herramienta que les permita evaluar el impacto de sus prácticas agrícolas sobre la salud de sus cultivos y suelos, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, Neiker-Tecnalia, ha creado sus nuevas . Se trata de unos manuales que son una versión mejorada de los creados en la década de los 80 por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, y se entregan gratuitamente a distintos colectivos (productores, técnicos, científicos y administración) relacionados con el sector agrícola. También pueden descargarse en la . Las TSEA permiten diagnosticar la salud de los ecosistemas agrícolas, mediante el análisis de una serie de indicadores a nivel superficial (cultivo) y subterráneo (suelo), de una manera práctica y sencilla para el usuario. Las tarjetas detallan qué indicadores de salud se pueden medir, cómo hacerlo correctamente, el significado de cada indicador y los valores de referencia considerados ‘buenos , ‘regulares’ y ‘malos’. Con el fin de adaptarlas a las conocimientos e intereses de cada usuario, los indicadores se dividen en dos categorías, que permiten llevar a cabo un diagnóstico de salud ‘básico’ o ‘avanzado’. El diagnóstico básico puede ser realizado por cualquier persona, independientemente de su formación específica previa y recursos económicos, simplemente siguiendo el manual de campo y con instrumentos al alcance de cualquier usuario. Entre los indicadores básicos se encuentran medidas tan sencillas como la productividad (recuento de frutos por planta), la compactación del suelo y la riqueza de materia orgánica del suelo (estimada según su reacción al agua oxigenada). Permite, además, conocer la abundancia de lombrices y otros organismos del suelo e incluye fotografías para ayudar a identificarlos. En lo que se refiere a los indicadores del diagnóstico avanzado, la mayor parte de estos son medidos en laboratorio, por lo que se requiere equipamiento profesional y formación previa. Tanto en los indicadores básicos como en los avanzados, las nuevas tarjetas se centran principalmente en parámetros de tipo biológico, especialmente micro-biológico. La razón es que, a pesar de su pequeño tamaño, los microorganismos son responsables del 80-90% de la actividad biológica en los suelos, y desarrollan procesos tan importantes como la descomposición y reciclaje de nutrientes, fijación de nitrógeno, mantenimiento de la estructura, degradación de contaminantes, etc.

RedacciónT21

RedacciónT21