Tendencias21

Descubren grabado en piedra un campamento de hace 13.000 años

Excavaciones llevadas a cabo en el yacimiento del Molí del Salt (Vimbodí i Poblet, Tarragona) han permitido descubrir una singular pieza de correspondiente al Paleolítico Superior, hace entre 13.000 y los 14.000 años. La pieza es una placa de esquisto, de 18 centímetros de largo y 8,5 de ancho, que presenta siete motivos semicirculares grabados que, por su forma y proporciones, pueden interpretarse como cabañas y constituirían la representación de un campamento de cazadores, la primera de estas características que se documenta. La primera campaña de excavación en El Molí del Salt se realizó en 1999 y los trabajos han continuado de forma ininterrumpida desde entonces. Siempre han estado dirigidos por Manuel Vaquero, de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona y del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (Iphes). El análisis de este objeto, realizado por Marcos García-Díez (Universidad del País Vasco) y Vaquero, muestra la similitud entre las características formales de los motivos representados en la placa y las cabañas construidas por diversos grupos de cazadores-recolectores que conocemos a través de la etnografía (bosquimanos del Kalahari, aborígenes australianos…). El número de cabañas, siete, coincide también con el tamaño habitual de una banda de cazadores. Esta pieza constituye una singularidad en el panorama del arte paleolítico, en el que predominan las figuras de animales y los signos abstractos. Además es un arte profano, alejado de las implicaciones ideológicas que a menudo se atribuyen a las representaciones paleolíticas. Teniendo en cuenta que los campamentos son la manifestación espacial de la estructura social de los cazadores, la plaqueta puede considerarse como la primera representación de un grupo social conocida hasta la fecha, señala Vaquero. El estudio del grabado muestra además que todos los motivos se llevaron a cabo con la misma herramienta y utilizando la misma técnica, lo que indica que fue realizado por un único individuo en un corto espacio de tiempo, añade García-Díez. Esto sugiere que estaría mostrando una realidad que el artista tendría ante sus ojos en el momento de la representación. Se trataría, por lo tanto de uno de los primeros ejemplos de paisajismo documentados en la historia del arte, con la particularidad de que en esta ocasión estamos por primera vez ante un paisaje exclusivamente humano.

RedacciónT21

RedacciónT21