Tendencias21

El chismorreo tiene un lado positivo

El chismorreo tiene mala reputación, pero una investigación realizada por expertos de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, ha demostrado que conlleva también algunos beneficios. La investigación se centró en los chismes prosociales, destinados a alertar a otros sobre gente deshonesta o poco fiable, y dejó de lado otros tipos de chismorreo, como el relacionado con las vidas de los famosos. El estudio consistió en varios experimentos. En uno de ellos, un grupo de voluntarios participó en un juego en el que había que compartir puntos. En el transcurso de este juego, algunos de los participantes hicieron trampas y otros se dieron cuenta de ello. Como consecuencia, su ritmo cardiaco se incrementó, al mismo tiempo que su deseo de contar a otros el mal comportamiento de sus compañeros, para alertarlos. Según los investigadores, la acción de chismorrear devolvió el ritmo cardiaco original a los que se habían dado cuenta de las trampas. Es decir, el chismorreo les hizo sentirse mejor. Otros dos experimentos arrojaron resultados similares. A partir de estos hallazgos, los científicos concluyen que el chismorreo prosocial nos ayuda a vigilar malos comportamientos, a prevenir abusos e, incluso, a disminuir el estrés.

RedacciónT21

RedacciónT21