Tendencias21

El consumo de tabaco a nivel doméstico sigue siendo muy alto y provoca asma infantil

Es necesario reducir todavía un 15 % el consumo de tabaco en el país, sobre todo en el entorno doméstico, para disminuir los episodios de asma infantil, apunta un artículo científico publicado en la revista , realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona y del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM). El estudio presenta un primer modelo estadístico de simulación —basado en la teoría de la probabilidad condicional— para predecir el riesgo de los episodios de asma infantil. El uno de enero de 2006 entró en vigor una primera ley que establecía medidas contra el consumo de tabaco en España. En 2011, empezó a aplicarse una nueva ley antitabaco más restrictiva. Según el estudio, de 2001 a 2007 el consumo de tabaco en España se redujo del 35,2% al 23,7%; pero este cambio no tuvo efectos destacados en la incidencia posterior del asma infantil. Tal como explica Toni Monleón Getino, primer autor del artículo, "la incidencia del asma infantil está estabilizada. El consumo de tabaco en adultos también se ha estabilizado, y entre el 22 y el 23% de la población es fumadora. Si este porcentaje no se reduce de forma significativa, en especial entre las madres y padres fumadores, todavía se estará lejos del objetivo de reducir la prevalencia del asma infantil", alerta Monleón. En opinión del profesor Martín Ríos, "el asma es una enfermedad causada por múltiples factores (predisposición genética, ambiente, alimentación, etc.) y el tabaco actúa como un factor desencadenante de las crisis asmáticas infantiles. Es decir, no hay una relación causa-efecto entre tabaco y asma; pero el tabaco —incluso el humo del ambiente o la ropa— favorece que haya episodios de asma infantil". A pesar de que es difícil demostrar si las alteraciones funcionales se inician ya en el feto, o si esto tiene lugar posteriormente (durante la lactancia), se ha encontrado una disminución de la función respiratoria en niños cuyas madres fumaron durante el embarazo —pero no después del parto—, y esto da a entender que las lesiones se iniciaron en el feto.

RedacciónT21

RedacciónT21