Tendencias21

El contacto visual entre perro y dueño refuerza su vínculo a través de la oxitocina

La estrecha relación entre los perros y sus dueños tiene mucho que ver con la hormona oxitocina, relacionada con la conducta maternal y paternal. Así lo demuestran varios experimentos en los que el simple contacto visual entre el can y su dueño fortalece sus vínculos afectivos. Investigadores de la Universidad de Azabu (Japón) realizaron varios experimentos con 30 perros (15 hembras y 15 machos) de diferentes razas y edades, y sus dueños (24 mujeres y 6 hombres). En el primero, introdujeron a los perros en habitaciones donde ya estaban sus dueños. Durante 30 minutos registraron cada interacción (hablar, tocar y mirar) entre las dos especies. Al medir los niveles de oxitocina de la orina de perros y dueños antes y después del experimento, descubrieron que el contacto visual prolongado propició un aumento en las concentraciones de oxitocina en los cerebros de ambas especies. Los dueños que mantuvieron más contacto visual con sus perros experimentaron el mayor cambio. Y los perros correspondientes experimentaron un aumento de oxitocina similar. Para comprobar la existencia de un efecto causal, los científicos realizaron un segundo experimento con otros perros a los que se les roció en la nariz con la hormona, y a los que colocaron en una habitación con sus dueños y otras personas que no conocían. Después de 30 minutos, los niveles de oxitocina se incrementaron en los dueños. El equipo nipón realizó los mismos experimentos con lobos domesticados, pero éstos no buscaron la mirada de los humanos, incluso habiendo sido criados por ellos, y tampoco aumentó en ellos el nivel de oxitocina. Por ello, los expertos sugieren que este mecanismo de unión social específico coevolucionó tanto en perros como en humanos durante el transcurso de la domesticación del mejor amigo del hombre, y sus implicaciones sociales son trascendentales. "Los beneficios de la asistencia de los canes en personas con autismo o desórdenes de estrés postraumático –condiciones para las que la oxitocina se emplea como tratamiento experimental– van en esta dirección, concluye otro estudio, realizado en la Universidad de Duke (EE.UU.).

RedacciónT21

RedacciónT21