Tendencias21

El latido del corazón de los embriones promueve la formación de la sangre

Biólogos del Children’s Hospital de Boston, Brigham and Women's Hospital, y del Harvard Stem Cell Institute (HSCI) han presentado evidencias a partir de células madre embrionarias de ratón y de pez cebra de que el corazón latente y el flujo sanguíneo son necesarios para el desarrollo del sistema sanguíneo, que se basa en las tensiones mecánicas para guiar su propia formación. Este descubrimiento podría ayudar al tratamiento de enfermedades de la sangre, como la leucemia, la inmunodeficiencia o la anemia de células falciformes. Quizá los científicos hayan encontrado una nueva forma de producir células sanguíneas adaptadas a las necesidades de aquellos pacientes que requieran de transplante de médula o de sangre de cordón umbilical, y que no encuentren un donante adecuado. Uno de los equipos de investigadores descubrió que los compuestos que modulan el flujo sanguíneo tienen un potente impacto en la expresión de un regulador maestro de la formación de sangre denominado Runx1. El otro grupo de científicos investigó los efectos de la simulación mecánica en la formación de sangre en células madre de embriones de ratón en cultivo, descubriendo que el esfuerzo cortante (fuerza de fricción del fluido sanguíneo de las células) incrementa la expresión de los reguladores maestros y otros elementos que promueven la formación de la sangre. Ambos hallazgos revelan un inesperado papel de las fuerzas biomecánicas en el desarrollo de los embriones, y podrían servir para generar medicamentos que imiten los efectos del flujo sanguíneo de los embriones para hacer crecer y expandirse a las células madre sanguíneas.

RedacciónT21

RedacciónT21