Tendencias21

El narcotráfico amenaza los bosques de Centroamérica

Según investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.), hay que añadir otra amenaza a la lista de problemas que afectan a las selvas que desaparecen rápidamente en Centroamérica: el tráfico de drogas. En un artículo en la revista , siete investigadores señalan que cada vez hay más pruebas de que el narcotráfico amenaza los bosques en zonas remotas de Honduras, Guatemala, Nicaragua y los países vecinos. Los traficantes están talando bosques, a menudo dentro de áreas protegidas, para dar espacio a pistas de aterrizaje y carreteras para transportar las drogas, y para convertir los bosques en negocios agrarios y lavar sus ganancias de la droga. Los traficantes usan su dinero para comprar a los políticos locales, y que así éstos miren para otro lado. En gran medida, según los investigadores, se trata de una respuesta a la política anti-droga de Estados Unidos en México. Los narcotraficantes empezaron a trasladarse hacia el sur en 2007. La deforestación se multiplicó por más de cuatro en Honduras entre 2007 y 2011, el mismo período en el que los movimientos de cocaína en el país también se dispararon. Kendra McSweeney, profesora asociada de geografía en la Universidad de Ohio y coordinadora de la investigación, se interesó por este tema cuando empezó a encontrar a gente que quería cambiarle billetes de 20 dólares, "en zonas donde el efectivo es muy escaso y el dólar no es la moneda normal". La inyección del dinero de la droga ayuda a envalentonar a los ganaderos residentes, a los especuladores de tierras y a los traficantes de madera, que amplían sus actividades, principalmente a expensas de los pueblos indígenas, que son a menudo defensores cruciales del bosque.

RedacciónT21

RedacciónT21