Tendencias21

El pomelo inspira una aleación de aluminio más dúctil y resistente

Se ha dicho que la naturaleza nos provee de todo lo que necesitamos. Un nuevo estudio que aparece en puede dar crédito a esa afirmación. Investigadores de la Universidad RWTH Aachen en Alemania, y de la Universidad de Friburgo (Alemania), han desarrollado un híbrido de aluminio que se podría utilizar para optimizar componentes técnicos y materiales de seguridad. Y la inspiración vino de una fuente inesperada: la cáscara del pomelo. Los pomelos tienen una masa de entre uno y dos kilogramos, pero son capaces de soportar fuerzas de impacto provocadas por caídas de más de 10 metros. La resistencia al impacto de esta fruta se debe principalmente a la estructuración jerárquica de la cáscara, que se compone de una espuma reforzada con fibra de forma gradual, por capas. El nuevo híbrido de aluminio es una combinación de metales con diferentes propiedades mecánicas que reflejan estas estructuras de origen natural. El híbrido se compone de aluminio puro altamente dúctil en el centro y una aleación de aluminio-silicio de alta resistencia en la capa exterior. El material compuesto presenta una resistencia mucho más alta a la tracción (la fuerza necesaria para romper algo) que el aluminio puro, y una ductilidad (la capacidad de soportar cambios permanentes en la forma) mucho más alta que la de la aleación de aluminio-silicio. El nuevo material podría utilizarse por ejemplo en la industria automotriz, necesitada de productos de poco peso, para ahorrar energía.

RedacciónT21

RedacciónT21