Tendencias21

El reloj biológico de los bebés se ve afectado por la estación en la que nacen

La estación en la que nacen los bebés puede tener un efecto drástico en el riesgo de padecer trastornos neurológicos futuros, como el trastorno afectivo estacional o la esquizofrenia. Esto es lo que se desprende de un estudio realizado por la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos, con ratones criados desde el nacimiento en ciclos lumínicos artificiales de verano e invierno. Una vez que los ratones habían madurado, se analizó el efecto de la luminosidad variada en sus patrones de actividad. De esta forma, se constató que los ratones nacidos en invierno presentaban una desaceleración constante, tanto en su periodo de actividad diario como en su reloj biológico, en comparación con los ratones nacidos en verano. Según los investigadores, esto se debe a que los relojes biológicos miden la longitud de los días y cambian el comportamiento orgánico en función de las estaciones. Lo interesante de la investigación es que los experimentos demostraron que el reloj biológico modificado en una etapa cercana al nacimiento tenía efectos drásticos en la reacción de dicho reloj a los cambios estacionales, más adelante en la vida. Así, los relojes biológicos de los ratones nacidos en verano se mantenían estables para siempre, mientras que los de los ratones nacidos en invierno variaban mucho cuando las estaciones cambiaban. Los investigadores explican que, en consecuencia, podría haber individuos más sensibles, por su momento de nacimiento, a las variaciones del ciclo día/noche propios de cada estación, lo que afectaría a sus cerebros y personalidades.

RedacciónT21

RedacciónT21