Tendencias21

El Sahel africano fue mucho más lluvioso en el siglo XIX que en el XX

Un equipo de investigadores liderados por David Gallego, de la Universidad Pablo de Olavide, de Sevilla, acaban de publicar los primeros resultados de un proyecto sobre la climatología de los monzones, que indican que el Sahel africano fue mucho más lluvioso en la segunda mitad del siglo XIX que en todo el siglo XX, y que la intensa sequía que se viene sufriendo desde los años 70 del siglo XX no tiene precedentes en al menos 200 años, ni en duración ni en intensidad. El trabajo analiza la evolución histórica del monzón de África Occidental, responsable de las lluvias estacionales en el norte de Senegal, el sur de Mauritania, Mali, extremo sur de Argelia, Níger y Chad; una gran región de África conocida generalmente como Sahel. El régimen de precipitación en el Sahel determina la vida de millones de personas en territorios donde la agricultura y la ganadería son de subsistencia. Desde finales de los años 70 del siglo XX este territorio está experimentando una de las mayores sequías registradas por la humanidad y en consecuencia la población padece grandes hambrunas e importantes crisis humanitarias. El Sahel está además sometido a un elevadísimo nivel de desertificación. "El registro climático histórico de esta región sólo permitía analizar la precipitación desde el inicio del siglo XX, señala Gallego, lo cual hacía difícil poner en perspectiva una sequía de 40 años. Afortunadamente, desde hace cientos de años millares de navíos han circunnavegado la costa del África occidental en su camino desde las potencias europeas hacia sus colonias en África y Asia. Los pilotos estaban obligados a anotar en sus diarios observaciones de viento y posición del barco. Muchos se han conservado en archivos históricos (como el Archivo de Indias de Sevilla) y ahora pueden ser analizados para analizar cambios en el viento relacionado con el monzón. La investigación ha determinado que estos diarios pueden utilizarse para construir un índice muy preciso de la potencia del monzón de África Occidental desde al menos el principio del siglo XIX. El Sahel fue mucho más lluvioso en la segunda mitad del siglo XIX que en todo el XX, y la intensa sequía que se viene sufriendo desde los años 70 del XX no tiene precedentes en al menos 200 años, ni en duración ni en intensidad. El estudio señala también, basándose en datos de cuatro erupciones volcánicas de los siglos XIX y XXX, que inyectar partículas a la estratosfera para "capturar" la radiación solar, como hacen las emitidas por los volcanes, aumentaría la desertificación.

RedacciónT21

RedacciónT21