Tendencias21

Encuentran los primeros esqueletos de inmigrantes de la Roma imperial

El análisis de químico de decenas de esqueletos de más de 2.000 años de antigüedad encontrados en dos cementerios de Roma ha permitido averiguar la procedencia y el tipo de dieta de los inmigrantes que llegaban antiguamente a la ciudad. Los resultados del estudio ha sido publicado en la revista . Según explica a Sinc Kristina Killgrove, antropóloga en la Universidad de Florida Oeste (EEUU) y coautora del trabajo, las investigaciones anteriores se habían hecho sobre todo desde una perspectiva histórica, basadas en textos en latín e inscripciones en tumbas. Sin embargo, los fallecidos no eran mencionados ni aparecían en esos textos históricos. Nuestro trabajo es el primero en utilizar esqueletos humanos para identificar a los inmigrantes que llegaron a Roma, que, junto a los esclavos, eran un grupo importante en la antigua sociedad romana. Estas personas de clase social baja resultan claves para entender el desarrollo urbanístico, las enfermedades o el estilo de vida de la época Imperial, destaca Killgrove. Ella y Janet Montgomery, de la Universidad de Durham (Reino Unido), encontraron los esqueletos, pertenecientes sobre todo a niños y hombres adultos, en los cementerios de Casal Bertone (siglos III–II a.C.) y Castellaccio Europarco (II–I a.C.), en Roma. Su enterramiento en una necrópolis indica que podrían haber sido pobres o esclavos. Del total de restos hallados, las investigadoras escogieron una muestra de 105 esqueletos para el análisis químico de los isótopos de estroncio y 55 para los de oxígeno y carbono contenidos en los dientes y huesos. Gracias a este examen, han averiguado que las regiones de origen de los individuos podrían ser alguna de las islas del mar Tirreno, los Alpes o incluso el norte de África. Además, los resultados del análisis químico desvelan que estas personas se alimentaban sobre todo de trigo, legumbres, carne y pescado, resultado de una posible adaptación a la dieta romana del momento. La historia de Roma la han escrito en su mayoría ciudadanos adinerados e instruidos, por lo que han quedado excluidas las voces de mujeres, niños, pobres, inmigrantes y esclavos. Ser capaces de estudiar los restos humanos de estos grupos subrepresentados significa que podemos entender la historia desde otro punto de vista, indica Killgrove. Sin embargo, aunque su estudio es el primero que ha proporcionado datos de personas que no nacieron en Roma, las autoras sostienen que son necesarios más análisis químicos y de ADN para conocer los lugares de origen concretos de los individuos hallados.

RedacciónT21

RedacciónT21