Tendencias21

Estudio constata diferencias en la mortalidad por fibrosis quística en distintos países europeos

Según el mayor estudio realizado hasta el momento sobre la fibrosis quística (FQ), las personas que sufren dicha enfermedad viven más en unos países europeos que en otros, principalmente a causa de una mortalidad más temprana y a las diferencias en el acceso a los cuidados médicos y a la calidad de éstos. El estudio fue llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Dundee, en el Reino Unido, y recopiló datos de 29.025 pacientes con FQ de 35 países europeos. Así, se constató, por otra parte, que existe una gran diferencia entre el número de pacientes con fibrosis quística en la UE y en países no miembros. Esta diferencia podría deberse a una menor disponibilidad de medicamentos especializados, equipamiento y personal cualificado en diversas disciplinas en los países no miembros de la UE. Asimismo, cabe la posibilidad de que las bajas cifras de FQ en los países no miembros de la UE se deba a que exista en ellos un gran número de casos no identificados de FQ y a la clasificación inadecuada de fallecimientos infantiles. Según los científicos, los gobiernos deberían tratar estas cuestiones urgentemente. En la actualidad, no existe cura para la FQ, una de las enfermedades hereditarias más comunes cuyos síntomas incluyen, en niños, un desarrollo lento y un aumento de peso limitado, tos crónica e infecciones pulmonares, una absorción de nutrientes deficiente y disfunciones digestivas e intestinales. Muchos de los afectados mueren jóvenes, entre los 20 y 30 años de edad, frecuentemente a causa de una enfermedad pulmonar provocada por la acumulación de mucosidad en las vías respiratorias.

RedacciónT21

RedacciónT21