Tendencias21

La acupuntura real y la simulada pueden reducir los sofocos producidos por la quimioterapia contra el cáncer de mama

Investigadores oncológicos de la Universidad de Maryland y de la Universidad Johns Hopkins (ambos en el estado Maryland, EE.UU.) han descubierto que sendos tratamientos semanales de acupuntura real y simulada disminuyeron los sofocos y otros efectos secundarios del tratamiento de quimioterapia contra el cáncer. Los resultados, dicen, se suman a informes anteriores de que incluso la sensación de pinchazos en la piel que se utilizan para simular los pinchazos de acupuntura genuina podrían ser suficientes para generar productos químicos endógenos que mejoran los síntomas. Los autores advierten, sin embargo, de que su estudio era pequeño y necesita verificación. El objetivo era comprobar si la acupuntura podía reducir la gravedad de los efectos secundarios relacionados con los inhibidores de la aromatasa (IA), los medicamentos usados ​​para tratar el cáncer de mama o para evitar que vuelva a crecer después de la cirugía. Debido a que los IA bloquean la síntesis de estrógenos en pacientes posmenopáusicas, pueden causar sofocos de moderados a severos, similares a los experimentados durante la menopausia, y problemas musculoesqueléticos , como dolor articular y muscular. Para el estudio, los investigadores reclutaron 47 mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama que habían estado recibiendo terapia de AI durante al menos un mes y que sufrían algunos de los síntomas músculo-esqueléticos asociados a ella. La mitad recibieron acupuntura real, y la otra mitad, simulada. Entre las que recibieron la acupuntura real, hubo mejorías estadísticamente significativas en depresión, severidad de los sofocos y su frecuencia, en las interferencias diarias relacionadas con los sofocos y en otros síntomas menopáusicos. Entre los que recibieron acupuntura simulada, los investigadores observaron mejoras similares. Para comparar los efectos de la acupuntura real con los de la simulada, para esta última el equipo utilizó agujas no penetrantes, retráctiles, colocadas en 14 ubicaciones en la piel entre los puntos utilizados para la acupuntura real. Las agujas no penetrantes producen una sensación de pinchazo en la piel a fin de que los sujetos de investigación no pudieran saber si estaban recibiendo el tratamiento real o no. Ningún paciente experimentó efectos secundarios significativos de la acupuntura.

RedacciónT21

RedacciónT21