Tendencias21

La complejidad y variedad del canto del ruiseñor macho indica a la hembra su calidad como padre

El canto del ruiseñor macho le dice a las hembras lo buen padre que va a ser, según un estudio publicado en la revista de acceso abierto . El estudio muestra que los mejores cantantes alimentarán a sus hijos con más frecuencia, y que anuncian esto a sus posibles parejas cantando de una manera más ordenada mediante la repetición de secuencias de canto, y usando cantos más variados, incluidos muchos silbidos y ) diferentes. En aproximadamente el 80% de todas las especies de aves, los machos juegan un papel clave en la cría. Los ruiseñores macho alimentan a la hembra durante la incubación, proporcionan alimento a los pollos y defienden el nido contra los depredadores. Es probable, por tanto, que las habilidades parentales de un varón sean un factor crucial para las hembras en el momento de elegir una pareja. Las aves hembras evalúan las cualidades paternales basándose en rasgos como la coloración del plumaje y el comportamiento de cortejo. En los ruiseñores, es la elaborada canción nocturna de un varón antes de la formación de la pareja la que se presume clave en la publicidad de sus habilidades como padre. Mientras que los machos son capaces de cantar alrededor de 180 diferentes tipos de canciones, poco se ha sabido sobre las características exactas de las canciones que son importantes. Durante mucho tiempo se ha pensado que era sólo el tamaño del catálogo el que importaba a las hembras, pero el estudio señala que también son importantes el orden secuencial de las canciones y el uso de estructuras complejas. Para evaluar la calidad paternal de los ruiseñores, los investigadores estudiaron la velocidad con que 20 machos llevaban comida a sus polluelos. Descubrieron que contribuyen sustancialmente a su alimentación, a un nivel igual a de las hembras, con 16 visitas al nido por hora de promedio. El nivel de estructuración del canto también se sabe que está asociado con la edad de los ruiseñores macho. Esto sugiere que el canto ordenado podría servir como un indicador de la experiencia en la crianza, lo que los haría más atractivos para las hembras.

RedacciónT21

RedacciónT21