Tendencias21

La contaminación lumínica causa estragos entre las especies nocturnas

Investigadores de la Universidad Libre de Berlín y del Instituto Leibniz de Ecología del Agua Dulce y la Pesca en Aguas Continentales, ambos en Alemania, han descubierto que la contaminación lumínica urbana no sólo oculta las estrellas, sino que causa estragos entre los animales nocturnos que dependen de la «brújula» que supone un patrón de luz polarizada. En el estudio se advierte de que la difuminación de esta brújula celeste podría mermar la aptitud evolutiva de distintas criaturas nocturnas, como arañas, polillas, escarabajos y grillos, lo que a su vez desequilibraría las redes tróficas y afectaría a ecosistemas completos. Los científicos afirman que «la visibilidad de la brújula celeste depende del grado de polarización de la luz procedente del cielo. En una zona natural de aire limpio, el grado de polarización de la luz del cielo se encuentra entre el 70 % y el 80 %. En las ciudades, como sucede en Berlín, la contaminación puede reducir este grado hasta casi el 55 %. La brújula celeste constituye una señal de navegación importante para muchas especies. Se piensa que especies nocturnas de escarabajos, polillas, grillos y arañas se orientan gracias a ella. El presente estudio muestra que el efecto despolarizador del brillo en el cielo es una forma de contaminación a escala mundial que pone en riesgo a todas estas especies.

RedacciónT21

RedacciónT21