Tendencias21

La diversidad cultural y la internacionalización de las empresas garantizan la competitividad

es el sugerente nombre con el que la experta en diversidad cultural Bethany A. Calsy ha querido denominar al tercer foro que celebra la Fundación para la Diversidad. Una vez más, el ciclo consigue reunir a un nutrido grupo de interés con el objetivo de sentar las bases sobre el conocimiento de la cultura y la forma de pensar de los ciudadanos de otros países, con quienes en muchas ocasiones tenemos que compartir nuestro trabajo y nuestros recursos. Durante su intervención, Bethany ha afirmado que: Cada individúo es libre de elegir sus propias dimensiones y espacios donde trabajar. Debemos aprender a usar nuestra propia cultura y saber adaptarla de la mejor forma posible al contexto en el que trabajamos. No obstante, cada uno sabe dónde puede mejorar su desarrollo y dimensión para trabajar con mayor eficacia. El tercer foro acogió a los más de 65 participantes que han escuchado y participado en la dinámica diseñada por Bethany, cuyo objetivo persigue analizar las diferencias culturales y los comportamientos sociales de cada individúo, para posteriormente aprovechar lo mejor de cada uno y aportar beneficio al entorno en el que se desarrolla. Durante más de tres horas, los asistentes al encuentro han visto con ejemplos muy prácticos, cómo la diversidad cultural es una cuestión que está presente en nuestras vidas de forma continúa y que por lo tanto, debemos tener muy en cuenta. Las organizaciones que no saben gestionar la multiculturalidad que nos rodea y de la que bebemos continuamente, pierden capacidad de competitividad y por lo tanto, beneficios tangibles e intangibles. La dinámica de grupo ha conseguido motivar de forma magistral a los asistentes, quienes han podido discutir, a través de mesas de trabajo y de forma muy práctica, los diferentes casos expuestos para después sacar sus propias conclusiones.

RedacciónT21

RedacciónT21