Tendencias21

La ESA enseña a 'cocinar' un cometa

La ESA celebró el domingo una jornada de puertas abiertas en ESTEC, su corazón técnico en los Países Bajos, gracias a la que miles de personas disfrutaron aprendiendo más sobre las misiones espaciales de la Agencia Espacial Europea, entre las que destaca Rosetta, la intrépida sonda que se reunirá con el cometa Churyumov-Gerasimenko el año que viene. Durante la jornada, el público tuvo la oportunidad de aprender más sobre los cometas con el experimento interactivo ‘cocina un cometa’. Los cometas están compuestos principalmente de polvo, hielo y materia orgánica. Se puede elaborar un modelo sencillo de un cometa mezclando tierra, agua y (dióxido de carbono congelado), con un buen chorro de salsa de chocolate para representar los compuestos orgánicos. Es necesario utilizar guantes para trabajar con el hielo seco, ya que puede producir quemaduras. Cuando se añade agua a la mezcla, comienza una violenta reacción. El hielo seco entra en contacto con el agua, mucho más caliente, y pasa directamente de estado sólido a gaseoso. Esto es lo que ocurre en el espacio cuando un cometa pasa del gélido Sistema Solar exterior a las proximidades del Sol. A medida que se calienta, el hielo de su núcleo se convierte en gas, que es expulsado en grandes chorros. En el modelo también se pueden ver pequeños chorros en los puntos donde el hielo queda al descubierto. Se piensa que los cometas contienen algunos de los compuestos más antiguos del Sistema Solar, los restos de cuando se formaron los planetas hace 4.600 millones de años. Estos bloques de hielo podrían incluso haber traído agua a la Tierra, esparciendo algunos de los ingredientes que permitieron que surgiese la vida en nuestro planeta.

RedacciónT21

RedacciónT21