Tendencias21

La reducción del consumo de frutas y verduras podría aumentar la incidencia de enfermedades crónicas

Estudios científicos apuntan a que la ingesta de y otros compuestos fenólicos a través de la dieta puede reducir la incidencia de afecciones crónicas como la enfermedad cardiovascular. Los flavonoides están presentes en frutas y verduras y forman parte desde hace siglos de la dieta humana básica. La reducción en el consumo de frutas y verduras podría ser en parte responsable de la mayor incidencia de enfermedades crónicas. Existen lagunas en el conocimiento que se posee sobre los mecanismos que rigen los fitonutrientes. Además, buena parte de la investigación al respecto está financiada por empresas alimentarias que desean promocionar sus productos. El proyecto financiado con fondos europeos estudió durante cuatro años los efectos beneficiosos de estos nutrientes bioactivos. Crearon variantes de tres alimentos -maíz, tomate y naranja- y probaron su efecto en ratones. En paralelo, los investigadores compararon naranjas y sanguinas con distintos contenidos de flavonoides en ensayos con humanos con la intención de determinar la capacidad protectora de sus fitonutrientes ante la enfermedad cardiovascular y el ictus. Las investigaciones permitieron descubrir varios mecanismos mediante los que los nutrientes bioactivos protegen al organismo de enfermedades a nivel celular. El equipo además evaluó la influencia de los tratamientos posteriores a la cosecha y el procesado de los alimentos en las concentraciones de flavonoides e indagó en la eficacia con la que el tracto gastrointestinal humano los absorbe. Estos resultados aumentarán el consumo de alimentos beneficiosos para la salud con mayor contenido de flavonoides y fomentarán los métodos agrícolas y de producción tradicionales. FLORA también publicó en su sitio web un listado de alimentos que pueden considerarse como fuentes fiables de flavonoides.

RedacciónT21

RedacciónT21