Tendencias21

La serotonina regenera las motoneuronas de los peces cebra tras una lesión medular

Investigadores de la han demostrado que, en el pez cebra, la serotonina promueve la regeneración de motoneuronas tras una lesión medular. Los resultados se publican en . Antón Barreiro, del departamento de Biología Celular de la USC, junto con investigadores de la Universidad de Edimburgo (Escocia), trabaja en el estudio de la impresionante capacidad de regeneración espontánea que muestran los peces cebra tras una lesión medular. A diferencia de los humanos y del resto de mamíferos, el pez cebra adulto es capaz de recuperar la natación de forma natural pocas semanas después de sufrir una lesión medular completa, algo que en el caso de los humanos provoca la pérdida irreversible de la función locomotora y sensorial por debajo del lugar de la lesión. Más allá de la estabilización de los pacientes y terapias de rehabilitación, de momento no existe una terapia efectiva que promueva la regeneración y recuperación funcional. Nuestra idea de trabajo", explica Barreiro, "es descubrir qué vías moleculares se activan e intervienen en el proceso de regeneración tras una lesión medular en el pez cebra. Los investigadores han demostrado que la serotonina, conocida por su papel como neurotransmisor en el sistema nervioso, promueve tanto el desarrollo embrionario de motoneuronas espinales como la regeneración de estas tras una lesión medular en adultos de pez cebra. Las motoneuronas son las neuronas de la medula espinal que inervan la musculatura para controlar su contracción y relajación. En humanos, enfermedades degenerativas o daños traumáticos medulares provocan la muerte de estas neuronas y, por tanto, la pérdida de la capacidad de controlar la musculatura corporal. Estudios previos demostraron que en el pez cebra adulto se generaban nuevas motoneuronas tras una lesión medular, pero nunca en humanos adultos. Ahora nosotros evidenciamos el importante papel de la serotonina en la proliferación de las células madre que dan lugar a nuevas motoneuronas en la médula espinal, lo que da pie al desarrollo futuro de terapias que promuevan la producción o supervivencia de esas motoneuronas en humanos, concluye Barreiro.

RedacciónT21

RedacciónT21