Tendencias21

Las lagartijas optan por aparearse con las que son de su mismo color

Científicos del Institut Cavanilles de Biodiversitat i Biologia Evolutiva del Parc Científic de la Universitat de València han descrito por primera vez la relación existente entre los diversos colores que presenta una especie de lagartija ( ), típica del norte de la península Ibérica, y sus preferencias de apareamiento. puede tener tres colores diferenciados en su vientre: blanco, amarillo y naranja, además de varias combinaciones entre ellos, un fenómeno conocido como policromatismo. Los investigadores han descubierto que la mayor parte de los apareamientos de estas lajartijas se produce entre ejemplares del mismo color. Las conclusiones de este estudio se acaban de publicar en la revista . El equipo del Institut Cavanilles hizo un seguimiento durante seis períodos reproductivos consecutivos (2006-2011) de una población de Podarcis muralis en la Cerdanya, en el Pirineo catalán. Estudiaron el desarrollo de la coloración desde el nacimiento de los animales hasta su madurez sexual. Porque las lagartijas llegan a un color definitivo en la época adulta y, en el caso de las hembras, sólo afecta a la parte baja de la cabeza, mientras el resto del vientre permanece blanco. Además, los científicos valencianos incorporaron una técnica muy nueva en este campo, la espectrofotometría de reflectancia. No hemos estudiado la coloración de los animales a través de fotografías u otros métodos subjetivos de medida del color, sino que hemos analizado físicamente la coloración de la piel de las lagartijas, midiendo su espectro de reflectancia, lo que nos ha permitido tener en cuenta las particularidades visuales de esta especie, como es la visión en el espectro ultravioleta, un tipo de luz que nosotros no podemos percibir, argumenta el investigador principal del proyecto, Guillem Pérez i de Lanuza.

RedacciónT21

RedacciónT21