Tendencias21

Los estímulos visuales influyen en nuestra percepción del tiempo

La conocida expresión "el tiempo vuela cuando uno se divierte" sugiere que la percepción del tiempo de la gente depende de sus emociones y de las actividades que estén realizando, es decir, que emociones como el miedo o la tristeza afectan a la percepción del tiempo de las personas. Ahora, un estudio entre chicas estudiantes sugiere que los estímulos visuales, como los rostros atractivos o no atractivos, pueden hacer que el tiempo vuele o se prolongue. El estudio realizado por Ruth Ogden, de la Universidad Liverpool John Moores, ha reforzado el conjunto de pruebas científicas que demuestran que las actividades poco interesantes parecen tener una duración más corta. La investigadora pidió a 20 alumnas (de entre 18 y 25 años) que estimaran la duración de rostros atractivos, poco atractivos y neutros. Se les presentaron imágenes a color de rostros femeninos tomados de una variedad de fuentes, durante periodos de duración aleatoria. El estudio descubrió que las participantes subestimaron la duración de las caras poco atractivas, y que en general hicieron estimaciones menos precisas de la duración de éstas, en comparación con las imágenes atractivas o neutras. Ogden postula que los cerebros procesan con menos fluidez los rostros menos atractivos, debido a que son más atípicos, y por tanto el tiempo parece acortarse. Señala, sin embargo, que si se hubieran utilizado a participantes masculinos, y se les hubiera mostrado rostros femeninos, los resultados podrían haber sido diferentes, debido a las diferencias fisiológicas y neurológicas de género. La investigadora afirma de que las variables que moderan nuestra percepción del tiempo "no se pueden entender exclusivamente dentro de un modelo basado en la excitación."

RedacciónT21

RedacciónT21