Tendencias21

Los halcones madrileños migran de su medio natural a la ciudad

Mientras en su medio natural el halcón peregrino ( ) ha sufrido una fuerte regresión por diversos motivos como el deterioro del hábitat, poco a poco ha ido estableciéndose de forma natural dentro de la ciudad de Madrid, hasta llegar este año a un número récord de siete parejas reproductoras. "Justo en estas fechas de abril, los halcones se encuentran en plena incubación. A principios de mayo nacerán los pollos y, para mediados de junio, cumplidos sus primeros 45 días de vida, empezarán a volar por la ciudad", apunta un comunicado de la organización conservacionista SEO/BirdLife. En la capital, los halcones han conseguido encontrar zonas adecuadas para criar y también alimento. Su dieta consiste básicamente en aves. Capturan palomas, estorninos, vencejos o las cotorras exóticas que proliferan por los parques y jardines de la ciudad. Tienen comida abundante, afirma Arantza Leal, del Área de Estudio y Seguimiento de Aves de SEO/BirdLife. Mientras que la población urbana de halcones aumenta, la silvestre está en declive en la Comunidad de Madrid. En el censo de 2008 se revisaron los 98 territorios conocidos y se estimó una población de 28 parejas reproductoras concentradas en dos grandes grupos: sierra de Guadarrama y los cortados fluviales de los ríos Henares, Jarama, Tajuña y Tajo.

RedacciónT21

RedacciónT21