Tendencias21

Los osos polares sufren más de lo esperado la escasez de alimento por el deshielo

Un estudio que publica la revista , liderado por la Universidad de Wyoming (EE UU), indica que cuando los recursos de alimentación escasean durante la época estival los osos polares reducen su gasto energético, pero no lo suficiente para compensar la escasez de alimento. "Hemos descubierto que los osos polares son incapaces de prolongar significativamente su dependencia de la energía almacenada, lo que confirma su vulnerabilidad a las oportunidades de caza en situaciones de pérdida de hielo marino", declara John Whiteman, estudiante de doctorado de la universidad, que dirigió el proyecto. Este hecho aumenta la preocupación sobre el futuro de la especie, ya que el incremento de la pérdida de hielo representa una amenaza significativa para la supervivencia de estos carnívoros. Con el deshielo del verano, los territorios de caza de los osos disminuyen y deben desplazarse a tierra firme para buscar comida, donde es menos abundante. Algunos científicos habían sugerido que estos osos compensaban la situación con un estado de baja energía denominado y que esta estrategia les ayudaba a sobrevivir a pesar de la pérdida de hábitat causada por el cambio climático. Sin embargo, este trabajo indica que en realidad gastan mucha energía en los meses calurosos. Los investigadores llegaron a esta conclusión mediante la captura de más de dos docenas de osos polares, la implantación de sensores de temperatura y el seguimiento de sus movimientos en tierra y sobre el hielo en el océano Ártico al norte de Alaska y Canadá, entre 2008 y 2010. Fue un proceso muy complejo, recuerdan los autores. Los científicos descubrieron, además, que los osos polares utilizan una respuesta fisiológica inusual para evitar la pérdida de calor mientras nadan en las frías aguas del Ártico. Llos osos enfrían temporalmente los tejidos exteriores de su abdomen para formar una especie de caparazón de aislamiento –un fenómeno llamado heterotermia regional–. Uno de los osos del estudio sobrevivió nueve días nadando 600 km. Recapturado siete semanas después, el oso había perdido el 22% de su masa corporal.

RedacciónT21

RedacciónT21