Tendencias21

Los padres y las madres ven la crianza de color de rosa para justificar su esfuerzo

Todos los padres reconocen que criar a un hijo es agotador emocional e intelectualmente. Sin embargo, a pesar de los sacrificios profesionales, el coste económico y la reducción de la satisfacción marital que la crianza propicia, casi todos los padres insisten en defender que sus hijos son una fuente de felicidad y plenitud para sus vidas. Recientemente, los resultados de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Waterloo, en Canadá, han sugerido que esta creencia de los padres se debe a que éstos generan imágenes color de rosa sobre su paternidad o maternidad, para justificar el enorme esfuerzo que requiere criar a sus hijos. Los científicos analizaron a 80 padres y madres, que tenían todos al menos un hijo menor de 18 años. Los resultados del estudio fueron claros: aquellos padres o madres que consideraron (como consecuencia de una impronta propiciada artificialmente por los investigadores para el experimento) que el coste derivado de la crianza de sus hijos era mayor, también fueron tendieron mucho más que otros padres a afirmar que disfrutaban pasando tiempo con sus hijos. Los investigadores analizan estos resultados desde una perspectiva histórica: hace mucho tiempo, los niños constituían un valor económico para las familias, porque trabajaban con los adultos en el campo o trayendo dinero a casa. Entonces las relaciones entre padres e hijos eran menos afectivas. Pero, a medida que el valor de los hijos (como activo económico) se ha ido reduciendo y el coste de tenerlos ha aumentado, también lo ha hecho la creencia en que la paternidad o la maternidad están recompensadas emocionalmente. Los científicos señalan que, en este sentido, el disfrute de la crianza es un fenómeno psicológico moderno.

RedacciónT21

RedacciónT21