Tendencias21

Los rayos ultravioletas se perfilan como tratamiento alternativo a los antibióticos

Investigadores daneses han descubierto C, por lo que están investigando posibles  tratamientos con rayos UV-B como alternativa a los antibióticos. El Sol emite varios tipos de radiación ultravioleta: los rayos UV-A, UV-B y UV-C. Los rayos UV-A pueden penetrar la piel y son responsables del bronceado y las quemaduras solares. Los rayos UV-B, en parte contenidos por la capa de ozono, pueden ser más peligrosos para el cuerpo humano, pero permiten la producción de vitamina D. Los rayos UV-C tienen la longitud de onda más corta y son más peligrosos, ya que potencialmente pueden causar daños en el ADN celular. Sin embargo, están bloqueados por la capa de ozono. Los rayos UV-C son bien conocidos por su capacidad para matar las bacterias. Artificialmente recreados gracias a los LEDs, se utilizan con frecuencia para la purificación del agua y la esterilización de equipo médico. En los experimentos diseñados para evaluar su potencial de destrucción de ciertas bacterias, los investigadores del Departamento de Fotónica de la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU) y de la Universidad de Copenhague se han dado cuenta de que la radiación UV-B tiene un efecto antibacteriano aún más alto. La resistencia bacteriana a los antibióticos tradicionales es un problema de salud pública importante. Se explica en algunos casos por la aglutinación de diversos tipos de bacterias que forman una especia de películas biológicas. Esto puede ocurrir por ejemplo en la raíz dental, que implica una acumulación de bacterias dentro de la encía. Los tratamientos actuales consisten en limpiar mecánicamente el área o en utilizar fluidos de irrigación. Estos procesos son sin embargo complejos y no siempre eliminan todas las bacterias. Al descubrir que los rayos UV-B son mucho menos perjudiciales para las células que los rayos UV-C,  los científicos daneses han imaginado el uso de estos rayos como alternativa a los antibióticos, especialmente para el tratamiento de áreas se observan con frecuencia casos de resistencia bacteriana: zonas de las raíces dentales alrededor de los implantes, los pulmones, etc. La tecnología de fibra óptica podría permitir a transmitir la luz a las áreas infectadas. No obstante, los investigadores reconocen que se requerirán todavía muchas pruebas antes de conseguir el desarrollo de tratamientos eficaces por la radiación UV-B, por lo que continuarán la investigación sobre el tema.

RedacciónT21

RedacciónT21