Tendencias21

Los sonidos pueden variar los sabores, demuestra un estudio

El psicólogo de la Universidad de Oxford, Charles Spence, está especializado en el estudio de los sentidos humanos y de la manera en que estos interactúan. En sus últimas investigaciones, Spence ha hecho oler y probar vino y chocolate a diversas personas, y después les ha pedido que asociaran estos aromas y sabores a diferentes sonidos musicales. Así fue como descubrió que la gente tiende a relacionar los sabores dulces con notas agudas y con los sonidos de piano, y los sabores amargos con notas graves y sonidos de instrumentos de viento-metal. Después, Spence se preguntó si podía ocurrir lo mismo en sentido contrario: ¿se podría usar la música para influir en los olores y sabores? En otro experimento, el investigador hizo que los voluntarios comieran diversos trozos de caramelo, mientras escuchaban música. Algunas de las piezas musicales que sonaron estaban compuestas por sonidos dulces, y otras por sonidos amargos. Finalmente, Spence le pidió a los participantes que evaluaran el dulzor o el amargor de cada trozo de caramelo. Aunque todos los trozos eran iguales, los voluntarios los percibieron como distintos, en función del tipo de música que sonaba mientras comían cada trozo.

RedacciónT21

RedacciónT21