Tendencias21

Los tigres blancos en realidad no son albinos, explica la genética

El espectacular pelaje del tigre blanco se debe a un solo cambio en el gen SLC45A2, responsable de dar la orden para la fabricación de melanina, según asegura un estudio liderado por la Universidad de Pekín (China). Este gen, que controla la pigmentación en otros animales, como humanos de piel blanca, ratones, caballos, pollos y peces, posee una variedad exclusiva en el tigre blanco. La variante genética de este felino inhibe principalmente la síntesis de pigmentos rojos y amarillos, pero tiene poco o ningún efecto sobre el negro, razón por la cual estos tigres son de color blanco pero mantienen las rayas oscuras típicas. El estudio también demuestra que el tigre blanco no es albino, ya que la mutación genética solo afecta a la pigmentación, sin causar otros defectos fisiológicos. Los primeros registros históricos de tigres blancos indican que se encontraron originalmente en el desierto de la India, y el último ejemplar salvaje fue abatido en 1958. Los cazadores mataban a tigres blancos adultos, lo que demuestra, una vez más, que eran capaces de sobrevivir hasta la edad adulta sin problemas. Los tigres blancos en cautiverio a veces muestran anomalías, como estrabismo, que probablemente son responsabilidad de los seres humanos, que fomentan la endogamia al criarlos en cautiverio, señalan los investigadores. Este tipo de defectos fisiológicos por depresión endogámica que sufren los tigres blancos en cautiverio también se encuentran en los tigres en cautividad anaranjados puros.

RedacciónT21

RedacciónT21