Tendencias21

No desayunar favorece la aparición de obesidad y diabetes

Las personas que inician el día con un desayuno equilibrado controlan mejor sus niveles de glucosa en sangre, y además proveen a su cuerpo de energía y nutrientes; de lo contrario, se favorece una desnutrición que provoca un déficit de fuerza, problemas de obesidad e incluso cardiacos. Así lo ha señalado Marisol Olarra, coordinadora de nutrición de la Federación Mexicana de Diabetes, durante el taller . Según explica, es un mal hábito someter al cuerpo a un ayuno prolongado, pero incluso es más dañino para el organismo cuando se termina el ayuno. El proceso favorece la aparición de diabetes. Por otra parte, el ayuno prolongado provoca que el cuerpo crea que no se consumirán alimentos a corto plazo, adaptándolo a conservar energía suficiente para resistir parte del día; sin embargo este mecanismo tiene la particularidad de que puede ayudar al organismo, pero también generar una ganancia de peso. El índice de masa corporal es mayor en las personas que omiten el desayuno.

RedacciónT21

RedacciónT21