Tendencias21

Primeros pasos hacia una electrónica basada en el carbono

Las nanoestructuras basadas en carbono ofrecen propiedades mecánicas y electrónicas únicas en cualquiera de sus formas. Estos materiales son firmes candidatos para formar la base de muchos nano-dispositivos, y su aplicación se viene anunciando tanto en el campo de la conversión de energía como en el de transistores nano-electrónicos. Para su buen funcionamiento, una buena conexión con el cableado eléctrico es crucial. Investigadores de la Universidad del País Vasco/EHU, en colaboración con otros equipos de España y Francia, han hecho grandes avances en este aspecto al estudiar el contacto de los nano-dispositivos de carbono con átomos de diferente composición química. Los investigadores se valieron de una molécula de carbono compuesta por 60 átomos que puede entenderse como una lámina de grafeno envuelta en una diminuta esfera. Luego fijaron esta molécula a la punta de la sonda de un Microscopio de Efecto Túnel, una especie de alfiler extremadamente fino. Posteriormente, ese alfiler acabado en una molécula de carbono se aproximó con extremada precisión a diferentes átomos hasta crear una conexión robusta. Midiendo sistemáticamente la corriente eléctrica a través de la conexión, los investigadores pudieron deducir cuál de estos átomos metálicos inyecta con mayor eficiencia la corriente eléctrica a la molécula de carbono. Las simulaciones a gran escala revelaron un aspecto fascinante e inesperado de estas conexiones diminutas: sus propiedades eléctricas y mecánicas son análogas a materiales de carbono de tamaño mucho más grandes. Los resultados, publicados en la revista , asientan las bases para encontrar conexiones extremamente eficientes en un futuro próximo, y harán posible el estudio de una gran cantidad de metales permitiendo la clasificación sistemática de su capacidad para inyectar electrones en estos dispositivos electrónicos emergentes basados en carbono.

RedacciónT21

RedacciónT21