Tendencias21

Pulseras cardíacas monitorizadas para evitar la muerte súbita en el deporte

La utilización de pulseras cardiacas conectadas a un sistema de seguimiento y monitorización podría evitar casos de muerte súbita en la práctica de actividades deportivas, así como la detección prematura de anomalías cardiacas, prevenir ciertas lesiones musculares deportivas y favorecer una notable mejora en los tiempos de asistencia sanitaria al deportista. Eso es lo que pretende conseguir el proyecto empresarial IC-Life, desarrollado por el joven emprendedor de la Universitat Jaume I de Castellón Hugo Alberto Ferrer. La posibilidad de una muerte súbita puede comenzar a gestarse con alteraciones cardiacas detectables hasta 60 minutos antes de producirse el paro cardiaco. El uso de estas pulseras permitiría controlar estas anomalías, además de otros aspectos como las alteraciones cardiacas generadas por el consumo de productos dopantes, mejorando la exhaustividad y reduciendo los costes de los controles deportivos actuales. IC-Life plantea el desarrollo de una pulsera cardiaca que permite el control en tiempo real del pulso del deportista tanto profesional como amateur, que puede ser controlado a través de un sistema de monitorización. En caso de detectar una anomalía, tres señales de alerta simultánea serían enviadas al monitor de control, a las asistencias médicas del recinto deportivo en caso de existir, y al hospital o centro sanitario más cercano, con lo que se reduciría al mínimo el tiempo de respuesta. Un tiempo clave ya que los cuatro minutos posteriores al paro se consideran vitales para salvar la vida de la persona afectada. Transcurrido este tiempo las posibilidades de sobrevivir decrecen y se incrementan aquellas de tener otro tipo de secuelas.

RedacciónT21

RedacciónT21