Tendencias21

Reducen el coste de producir biocombustibles utilizando ultrasonidos

La Universidad de Córdoba ha reducido los costes de la producción de biocombustibles de segunda generación utilizando ultrasonidos. Los cultivos de , como los de jatrofa o de camelina, no van destinados a la alimentación humana, lo que los hace muy atractivos para la investigación científica y la industria. Emplear ultrasonidos requiere menos energía (temperatura y agitación), alcohol, catalizador y tiempo de reacción que el sistema convencional en la separación de la glicerina de los ésteres, un paso crucial para conseguir el biocarburante mediante un proceso químico denominado transesterificación. Los investigadores obtienen el biodiésel a partir de . Las ondas de ultrasonido son imperceptibles para el oído humano, pero aplicadas en pequeños pulsos son capaces de producir altísimas temperaturas que separan la parte más viscosa de los aceites, una fase esencial en la obtención del recurso energético. Los motores de los vehículos son como los humanos, prefieren aceites con más ácidos grasos monoinsaturados, como el aceite de oliva, que poliinsaturados, explica la catedrática de Química Física y Termodinámica Aplicada de la UCO, Pilar Dorado. El objetivo final es conseguir un balance cero de dióxido de carbono en el ciclo de cultivo y de uso del biodiésel. Lo planteamos para que sean los propios agricultores quienes puedan producir su propio biocombustible, especialmente si trabajan en cooperativas, y que éstas sean sostenibles económica y ambientalmente, destaca Dorado. Sin embargo, aún en el proceso actual queda un residuo: la glicerina. Nuestro objetivo es, incluso, más ambicioso: estamos entrenando a microorganismos productores de aceites y plásticos microbianos para que se alimenten de esta glicerina y que, de este modo, pueda ser reutilizada, incide la responsable del grupo de investigación. Aún más, el equipo científico ha observado que los insectos también acumulan aceite y que las diferentes generaciones de estos seres vivos se desarrollan de forma muy rápida. Podríamos obtener los aceites de los que se produce el biodiésel a partir de ellos, observa Dorado.

RedacciónT21

RedacciónT21