Tendencias21

Tecnología punta, también para pantallas de proyección

Hoy día, las pantallas quizá sean los dispositivos tecnológicos que más abundan y que más se utilizan, por lo que los especialistas se afanan al máximo en mejorarlas y hacerlas avanzar. Sobre todo estamos familiarizados con las pantallas de ordenadores y teléfonos móviles. En estas, se vaticinan cambios radicales para los próximos años. Por ejemplo, ya se está desarrollando una tecnología que permitirá las pantallas para volverlas tridimensionales u otra que hará posible que las pantallas , sin molestarnos para nada.  Pero también avanzan en tecnología y perfeccionamiento otro tipo de pantallas: las pantallas de proyección. Normalmente, el usuario común suele centrarse en los proyectores, dispositivos muy útiles y golosos, sobre todo en la actualidad, ya que cada vez los hay de más tipos, cada cual más atractivo: algunos cuentan con alta definición para cine en casa; otros pueden proyectar en 3D, con una simple conexión a un reproductor 3D (Blu Ray 3D, PlayStation, etc.); y otros incluso son de bolsillo, y pueden transportarse fácilmente a cualquier sitio. Pero, a pesar del interés que despiertan los proyectores, para garantizar una óptima experiencia de visionado, las pantallas de proyección también resultan fundamentales, pues la calidad que podemos obtener de un proyector está estrechamente relacionada con la calidad de la pantalla. Por suerte, en este terreno, la tecnología tampoco se ha quedado atrás; y ha aportado mejoras notables. En términos generales, una pantalla de proyección es una instalación que básicamente consiste en una estructura con una superficie y un soporte, que se usa para desplegar imágenes ante una audiencia. Estas pantallas pueden permanecer instaladas de forma permanente –como las pantallas de cine- o ser móviles. Estas últimas suelen sujetarse, en el momento de su uso, a la pared o con un trípode, por ejemplo. Todo aparentemente muy sencillo, pero la tecnología subyacente a estos dispositivos en la actualidad no lo es tanto. Gracias a ella, hoy día, las pantallas de proyección presentan una : las hay motorizadas (que solo con apretar un botón se desenrollan automáticamente), ultra portátiles (con un diseño muy compacto, para su fácil transporte) o completamente planas (gracias a mecanismos de tensión especiales). En el horizonte, además, se abren perspectivas fascinantes. Por ejemplo, investigadores del Robotics Institute de la Carnegie Mellon University de Estados Unidos, han desarrollado una que permite generar imágenes en tres dimensiones sobre superficies acuosas. De llegar a comercializarse, quizá, algún día, contemos con pantallas de proyección formadas, simplemente, por gotas de agua.

RedacciónT21

RedacciónT21