Tendencias21

Un fármaco para el ganado mata al año a 6.000 buitres leonados en España

Una investigación, publicada por la revista , confirma que el uso de diclofenaco como medicamento veterinario podría llegar a ser responsable de la muerte de hasta 6.000 ejemplares de buitres leonados en España, que acoge cerca del 95% de la población europea de la especie y es una de las poblaciones más importantes del mundo. El uso de esta droga, que ya provocó la práctica extinción de tres especies de buitre en Asia en los 90, está autorizado tanto por el Gobierno español como por la Unión Europea, que, de hecho, ha aprobado dos nuevos medicamentos –Diclovet y Dolofenac– que incluyen este compuesto. Debido a la posibilidad de que se produzca un impacto de envergadura en las poblaciones de buitres, nuestros resultados justifican la prohibición preventiva del uso veterinario del diclofenaco en España y aconsejan la utilización de meloxican, un compuesto alternativo que no afecta a las aves, explica el primer autor del estudio e investigador de la Royal Society for the Protection of the Birds británica, Rhys Green. Los autores de la investigación se unen a la organización conservacionista SEO/BirdLife y BirdLife Europe, que también participa en el trabajo, para reclamar la prohibición del uso de diclofenaco en España, que se emplea en productos antiinflamatorios y analgésicos de uso veterinario. El estudio se impulsó con el objeto de ofrecer información sobre un requerimiento de la propia Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios: conocer una estimación del número de muertes de buitre leonado causadas por el diclofenaco. Sus conclusiones: podrían llegar a morir hasta un máximo de 6.389 ejemplares anuales, lo que indica un potencial declive poblacional de hasta el 7,7% anual. De acuerdo con los datos de SEO/BirdLife, el estado de conservación de las poblaciones ibéricas de buitre leonado –con cerca de 26.000 parejas– es de los mejores del mundo, dado del declive generalizado de estas aves en Asia y en África. Los buitres quedan expuestos a la droga –que no es tóxica para el ganado– al alimentarse de cadáveres de animales que previamente habían sido tratados con el compuesto. Al poco tiempo de consumir los restos, estas aves carroñeras experimentan un fallo renal que les lleva a la muerte. El declive de los buitres leonados en España no solo es un problema ambiental, sino también económico, ya que su actividad carroñera evita el tratamiento e incineración de unas 8.000 toneladas de restos animales cada año. No solo se ahorran millones de euros en gestión de residuos, sino que además se evita la emisión de cientos de miles de toneladas de CO2 al año.

RedacciónT21

RedacciónT21