Tendencias21

Algunos mosaicos romanos servían para ahuyentar la mala suerte y a los envidiosos

Ahuyentar la mala suerte, el mal de ojo y, en suma, a los envidiosos. Ese era uno de los cometidos de los mosaicos en la Antigua Roma, según una investigación coordinada por la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) que analiza los rituales y prácticas mágicas en estas representaciones artísticas. Con esta investigación pretendíamos conocer cómo se representan las creencias religiosas en los mosaicos romanos de todo el Imperio, indica la profesora de Historia Antigua de la UC3M Luz Neira, coordinadora del equipo que acaba de publicar sus conclusiones en el libro (CVG, 2014). El análisis de los mosaicos revela la visión que los ciudadanos más poderosos tenían sobre estos temas, ya que eran las élites, principalmente, quienes los encargaban para sus entornos domésticos y privados. Las representaciones más habituales versan sobre el matrimonio, los sacrificios (el acto ritual de religiosidad por antonomasia), o escenas contra el mal del ojo y que intentan proteger contra la envidia, explica Neira. Este tipo de mosaicos tenía un efecto apotropaico, es decir, eran una especie de mecanismo de defensa en la superstición romana para alejar los malos espíritus. Para protegerse del mal de ojo, por ejemplo, recurrían a la representación del ojo atravesado por una lanza y rodeado de animales, en algunos casos con inscripciones. Para disuadir a los envidiosos, en los vestíbulos de las casas se situaban imágenes de personajes de la mitología con falos prominentes o escenas que los ahuyentaran, como un mosaico en la isla de Cefalonia donde aparece representado el envidioso como alguien que está retorciéndose y estrangulándose a sí mismo por la envidia que le produce la casa que está contemplando. Estos temas no se circunscriben a una época determinada, sino que están documentados a lo largo de toda la historia del Imperio Romano. Esto es muy importante porque documenta la pervivencia de ciertas costumbres que procedían del imaginario pagano", señala Neira. Desiderio Vaquerizo, catedrático de Arqueología de la Universidad de Córdoba, desvela en su aportación el terror que suponían las muertes de personas con algún tipo de anomalía física o mental y las prácticas extraordinarias ligadas a sus inhumaciones.

RedacciónT21

RedacciónT21