Tendencias21

Canadá abandona el carbón para producir electricidad

El gobierno de Canadá anunció este lunes que cerrará sus centrales termoeléctricas de carbón antes de 2030 para acelerar la reducción de sus emisiones de gas de efecto invernadero (GEI), según se informa en un . Sus centrales producen cerca del 10% de estos gases, por lo que su cierre tendrá las mismas consecuencias que sacar de circulación a 1,3 millones de vehículos, explicó la ministra de Medioambiente, Catherine McKenna, durante una rueda de prensa. La ministra fijó como nuevo objetivo reducir un 80% las emisiones de GEI de aquí a 2050 en comparación con los niveles de 2005. Con este cierre se reducirán "más de 5 millones de toneladas" de emisiones de carbono producidas por Canadá alrededor de 2030, explicó McKenna. Cerca de 80% de la electricidad producida en Canadá proviene hoy de energías renovables, y la idea es aumentar el porcentaje hasta 90% en los próximos 15 años. En  la actualidad, la producción eléctrica a partir del carbón es responsable de tres cuartas partes de las emisiones de gases de efecto invernadero (GES) del sector eléctrico nacional, y de más del 8% de las emisiones GES de todo el país. Las centrales de carbón son unas de las más importantes fuentes de contaminación atmosférica del país, y tienen importantes repercusiones sobre la salud pública y el medio ambiente. Diversos estudios estiman que en 2014 la contaminación causada por la producción eléctrica mediante el uso de carbón ha originado más de 20.000 episodios de asma y centenares de visitas a hospitales, generando unos costos de 800 millones de dólares para el sistema de salud. Las energías renovables han crecido rápidamente en el país, ya que la eólica es hoy 20 veces más importante que hace diez años, y la producción de energía solar 125 veces mayor que hace una década. Al anunciar estas medidas, McKenna declaró que Canadá es ahora un excelente lugar donde invertir en energías limpias.

RedacciónT21

RedacciónT21