Tendencias21

China consigue su primer acoplamiento manual espacial

Tres astronautas chinos lograron completar con éxito un acoplamiento manual entre la nave espacial Shenzhou-9 y el módulo de laboratorio orbital Tiangong-1, el primer intento de este tipo en la historia de la exploración espacial de China. El astronauta Liu Wang, con la ayuda de sus compañeros de equipo Jing Haipeng y Liu Yang, condujo la nave espacial Shenzhou-9 para acoplarla al módulo de laboratorio orbital Tiangong. De esta forma, la nave espacial Shenzhou-9 y el módulo de laboratorio orbital Tiangong-1 han sido unidos de nuevo. Aproximadamente una hora y media antes del acoplamiento, Shenzhou-9 se separó de Tiangong-1, situándose en el punto de atraque a 400 metros del módulo. Para dejar espacio para el ajuste, los ingenieros habían establecido cuatro puntos de atraque para la nave espacial, a cinco kilómetros, 400 metros, 140 metros y 30 metros, respectivamente, del laboratorio orbital. La nave y el módulo de laboratorio fueron ensamblados por un acoplamiento automático el 18 de junio. Shenzhou-9 fue enviado al espacio el 16 de junio desde un centro de lanzamiento en el desierto del Gobi en el noroeste de China. Dado que se trata de una maniobra espacial muy sofisticada, el acoplamiento manual requiere que el astronauta una con total precisión los dos orbitadores, que se desplazaban por el espacio a una velocidad a 7,8 kilómetros por segundo. Los astronautas regresarán al módulo de laboratorio Tiangong-1 desde la nave espacial Shenzhou-9 horas después del procedimiento de acoplamiento manual para continuar con los experimentos e investigación en el espacio.

RedacciónT21

RedacciónT21