Tendencias21

Constatan la importancia de una proteína para los cambios del cerebro por estrés y para la plasticidad cerebral

El estrés puede, literalmente, deformar el cerebro, cambiando algunas de las estructuras de éste que nos ayudan a soportar las presiones corrientes de la vida. Pero, ¿cómo se producen estos cambios? En experimentos realizados con ratones, científicos de la Universidad Rockefeller, de Estados Unidos, descubrieron que una proteína determinada subyace a los mecanismos por los que se producen dichos cambios. El estudio constató, en concreto, que ratones que tenían una cantidad inadecuada de esta proteína, denominada factor neurotrópico derivado del cerebro (BDNF), sufrían de un estado similar al de ratones normales sometidos a estrés durante largos periodos. Según los científicos, esto demuestra que la BDNF se encarga de potenciar la adaptabilidad de las neuronas del hipocampo, una región del cerebro que juega un papel clave en la regulación del humor, del conocimiento y de la memoria y que, por tanto, sería una de las proteínas esenciales para la plasticidad del cerebro.

RedacciónT21

RedacciónT21