Tendencias21

Descubren que la contaminación retrasa el crecimiento fetal

La exposición materna a dióxido de nitrógeno (NO2), que está directamente relacionada con la contaminación producida por el tráfico, se asocia con un menor crecimiento del feto, particularmente si la exposición tiene lugar en las primeras fases del embarazo, según un estudio sobre el impacto de la contaminación atmosférica en el crecimiento fetal durante el embarazo. El estudio, realizado en el marco del proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente), se ha realizado en las cohortes de Valencia, Sabadell, Asturias y Gipúzkoa. En el estudio se realizaron ecografías a 2.478 fetos a las 12, 20 y 34 semanas de gestación, en las que se midieron el diámetro biparietal (la distancia que existe entre los dos huesos parietales del cráneo), la longitud del fémur, la circunferencia abdominal y el peso fetal estimado. Estas medidas se completaron con la exploración antropométrica del bebé al nacer. Para estimar la exposición a NO2 de las madres durante el embarazo, se realizó una campaña de medición en cada una de las áreas de estudio. En concreto, en Valencia, 93 captadores pasivos fueron distribuidos en el área de estudio para obtener una medida de exposición basada en la residencia. Los resultados de esta investigación indican que la exposición a más de 34 μg/m3 de NO2 (con respecto a los bebés que están expuestos a dosis menores) se asocia con una reducción del tamaño fetal de un 7% en cuanto al diámetro biparietal; de un 6% en el peso; y un de 4% en el perímetro abdominal. El efecto más consistente se observa en el diámetro biparietal, entre las semanas 20 y 34 de embarazo. El efecto más débil se observa en la longitud de fémur, y solo ocurre al principio de la gestación.

RedacciónT21

RedacciónT21