Tendencias21

Descubren que Napoleón no murió envenenado, sino de una enfermedad en el hígado

Un medico danés retirado afirma haber descubierto la verdadera causa de la muerte de Napoleón: el emperador francés murió de una larga enfermedad en el hígado, y no envenenado con arsénico por sus enemigos británicos, como relata la leyenda. El investigador, llamado Arne Soerensen, ha publicado un libro titulado Napoleon’s nyrer en el que afirma que a Napoleón lo afligieron durante años trastornos del hígado y urinarios. A esta conclusión llegó Soerensen tras estudiar la vida y salud de este personaje histórico, a lo largo de 50 años de su vida: desde su infancia hasta su muerte. Así, el médico descubrió también que, desde que era joven, Napoleón sufría contracciones crónicas del canal urinario, infecciones crónicas de su vejiga, una enfermedad en el hígado, y una nefropatía obstructiva. Todo ello concluyó en complicaciones mortales que finalmente segaron la vida de Napoleón en 1821, cuando éste tenía 51 años. El tormento había empezado mucho tiempo atrás, a finales del siglo XVIII.

RedacciónT21

RedacciónT21