Tendencias21

Descubren una predisposición genética al suicidio y la depresión severa

Un análisis, realizado por científicos de la University of Western Ontario, del tejido cerebral de personas depresivas que se suicidaron, en comparación con el tejido de personas que murieron repentinamente, como de ataques al corazón u otras causas, señala que el genoma de los suicidas se había modificado químicamente siguiendo un proceso normalmente relacionado con la regulación celular. Según explican los científicos, en cada célula tenemos 40.000 genes. La única razón por la que una célula de la piel se convierte en una célula de la piel en lugar de en una célula del corazón es que sólo una parte de esos genes se expresan, mientras el resto son paralizados por el proceso epigenético de la metilación del ADN. Los científicos descubrieron que la tasa de metilación en los cerebros de los suicidas era diez veces mayor que la de los cerebros del otro grupo de fallecidos. El gen que había sido detenido en las personas depresivas analizadas era un neurotransmisor receptor que juega un importante papel en la regulación del comportamiento. Según los investigadores, esto demuestra que los factores genéticos y ambientales interactúan para producir modificaciones específicas en los circuitos del cerebro, modificaciones que perduran en el tiempo. La epigenética se refiere a los cambios reversibles de ADN que hace que unos genes se expresen o no dependiendo de condiciones exteriores.

RedacciónT21

RedacciónT21