Tendencias21

El aprendizaje inconsciente depende de las regiones más antiguas del cerebro

Una investigación reciente, realizada por científicos del Instituto Karolinska (Suecia) y del Instituto Nacional para los Trastornos Neurológicos y el Ictus, perteneciente a los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de los Estados Unidos, ha reafirmado la teoría de que las regiones cerebrales más antiguas guardan relación con nuestra capacidad de aprendizaje inconsciente. En el sistema de aprendizaje explícito, el ser humano realiza un esfuerzo consciente de adiestrar al cerebro y tiene conciencia de lo que está aprendiendo. En cambio, el aprendizaje implícito no se produce de forma consciente o intencionada, es decir, se aprende sin pensar en ello, por ejemplo a través de simples repeticiones. En el presente estudio, los investigadores constataron que los ganglios basales, que se encuentran en una zona interna del cerebro, participan directamente en el aprendizaje y el control motor, y que la dopamina, una sustancia que transmite señales entre las neuronas, es fundamental para la plasticidad de los ganglios basales y también para nuestra capacidad de aprender. Asimismo, la investigación demostró que el cuerpo estriado límbico, que forma parte de los ganglios basales, sólo interviene en el aprendizaje implícito. El cuerpo estriado límbico constituye la parte más antigua de dichos ganglios, puesto que ya estaba presente en vertebrados relativamente primitivos como las lampreas (hiperoartios), los reptiles y los anfibios Estos hallazgos podrían ser útiles para el desarrollo de tratamientos para enfermedades que afectan a estas partes del cerebro, como el Parkinson y el corea de Huntington, afirman los científicos.

RedacciónT21

RedacciónT21